Julio… mes de los soneros

http://hoy.com.do/image/article/107/460x390/0/02AB0024-C476-423C-A3DD-902BC468FB7F.jpeg

POR ALEXIS MÉNDEZ
¿Qué es un sonero? Al oír esta pregunta, la respuesta más inmediata sería que sonero es un músico de son, o que es un amante del son, como mi padre. Pero en el ambiente musical caribeño, ese calificativo también se le endosa a aquellos cantores que improvisan, con rima y sentido, dentro de la estructura de los ritmos cubanos: son, guaguancó, mambo, guaracha, también expresiones puertorriqueñas como plena y bomba, y la salsa.

Tomando como referencia este último concepto, nos atrevimos a bautizar este mes de Julio, que finaliza, como “el mes de los soneros”.

Y el atrevimiento parte de que Julio trae consigo varios nombres que rebosan la colección de efemérides musicales del trópico.

Empecemos mencionando a Quintana, a Ismael Quintana. Este es un sonero de la vieja guardia, perteneciente a la primera generación de salseros. Es el cantante más emblemático de la banda “La Perfecta” de Eddie Palmieri. Las interpretaciones de “Vamonos pa´l monte”, “Muñeca”, “La Malanga”, “Lindo bambú”, y una excelente versión del famoso “Bilongo”, lo engrandecen. Otras grabaciones como “La blusita colorá” y “Mi debilidad” me afirman que son pocos los laureles que le hemos dado. No recuerdo a quien escuché decir que “más que la voz de la perfecta, Quintana es la voz perfecta. Esa acertada expresión la he hecho mía desde hace tiempo. El pasado 3 de Julio Ismael Quintana cumplió 69 años.

De Cheo Feliciano ya escribí. Dije que era “el más romántico de los soneros y el más sonero de los románticos”, y dije que era de mis preferidos. Al igual que Quintana, Cheo era uno de los más respetados en los años del boom salsero, porque para ese tiempo ya era considerado un veterano del soneo. Cheo estuvo de cumpleaños el 7 de Julio.

Uno al que admiro, y al que imagino es uno de los más cultos, es Oscar D`León. Aunque descolló tarde en el mundo musical, exhibe tanto calibre como Cheo y Quintana. La forma de improvisar de Oscar es única y fascinante. Muchos lo han nombrado como el más aventajado discípulo de Benny Moré. Otros, más osados, se han atrevido a decir que Oscar interpreta las canciones del Benny, mejor que él (sacrilegio para los Bennianos). Oscar D´León celebró su cumpleaños 63, el 11 de Julio.

¿Qué puedo decir de Rubén Baldes? Creo que ya lo he dicho todo. Es mi ídolo, no en la salsa, sino en la música general. Además, mi admiración hacia el ser humano e intelectual que es, desborda todo límite. La condición de autor de Rubén ha opacado sus dotes de “sonero de primera”. Muchos dudan que esté entre los primeros, pero yo creo lo contrario. Rubén improvisa y juega con la clave de forma magistral. El sonero-poeta, como lo he bautizado celebró 58 años el 16 de Julio.

El que sigue es del patio. Un dominicano con condiciones de cantante lírico, pero que prefirió el son, y se fue a Nueva York donde fue actor del episodio musical de los 80s de esa ciudad. Santiago Cerón, con un repertorio de temas de la vieja trova cubana, en su mayoría, fue uno de los emergentes que mantuvo la salsa, en tiempos en que el imperio de La Fania agonizaba.

Y como para enfatizar mi comentario, en Julio decidieron morir físicamente dos grandes de la música cubana. El 14 de Julio conmemoramos 3 años de la muerte de Compay Segundo…que no es segundo na’. Es fundador del legendario dúo “Los Compadres”, y una de las segundas voces más excepcionales. El 16 de Julio también se cumplieron 3 años de la partida de Celia Cruz, a quien la han llamado “La guarachera de Cuba”y “La reina de la salsa”. Pero también es única como sonera. Sus interpretaciones de “Bemba colorá” y Cúcala junto a Ismael Rivera, acompañados de Las Estrellas de Fania, son los ejemplos más claros del destape de quien yo considero la más grande cantante latinoamericana.

Por todo esto he bautizado a Julio como “el mes de los soneros”.