Jurista afirma Ley Notorial aumenta riesgo informalidad

23_10_2015 HOY_VIERNES_231015_ Economía5 E

La recién aprobada Ley de Notarios alejará al segmento de la población más pobre del sistema bancario por sus altas tarifas, lo que incentivará aún más la economía informal y la evasión de impuestos, advirtió ayer el jurista Francisco Álvarez Valdez, de Headrick, Rizik, Álvarez y Fernández.

El profesional emitió sus consideraciones en representación legal de las asociaciones de Bancos Comerciales, de Ahorro y Crédito y Corporaciones de Crédito y de la Liga de Asociaciones de Ahorros y Préstamos, que han elevado un recurso de inconstitucionalidad de la citada legislación.

Álvarez Valdez apuntó que con el actual esquema de tarifas de los notarios los clientes sufrirán aumentos drásticos en sus gastos legales en los préstamos solicitados.

Desmintió que los bancos persigan el negocio de cobro de gastos legales para quedarse con una parte del dinero, como erréoneamente ha señalado el Colegio de Notarios.
Álvarez Valdez indicó que uno de los peores efectos de esa ley es que a las personas se les hará más difícil adquirir viviendas de bajo costo, debido a los elevados honorarios de los notarios que se incluyen en los gastos legales del inmueble.

“Para la tarifa de los notarios, dice la Ley que tomó en cuenta la situación socioeconómica del país. Por ejemplo, una persona que tome un préstamo de 500 mil pesos, tiene que pagar 20 mil de legalización, además de pagar al abogado que redactó el contrato”, apuntó el abogado .

ZOOM

Grave

Explicó que la Ley de Notarios es mucho más grave que el tema de las tarifas, ya que por concentrar ingresos para los notarios, designó circunscripciones territoriales a los activos, que antes no existían. Es decir, si una persona es de la capital pero tiene un inmueble en Puerto Plata, Monte Cristi y Pedernales, para venderlos tendrá que hacer tres contratos, pagar tres veces y trasladarse a cada uno de esos sitios a firmar, mientras que antes de la Ley en un solo contrato, en la comodidad de la oficina de un abogado o en su casa, se firmaba delante de un notario en Santo Domingo y vendía las tres propiedades.