Juventud pone en agenda pública Economía Naranja

Juventud pone en agenda pública Economía Naranja

Arlette Palacio, presidenta de SIP Group.

¿Qué es la economía naranja? ¿Con qué se como eso? Quizás usted es parte de ella y no lo sabe. La economía naranja o creativa es poco conocida en la República dominicana, pero es de vital importancia ya que está presente en diversos sectores productivos.

La Organización de las Naciones Unidas, asegura que la región de América Latina y el Caribe cuentan con el potencial para desarrollar industrias creativas que favorezcan positivamente el desarrollo de esas naciones.

Actualmente y desde diferentes plataformas muchos jóvenes se empeñan en impulsar industria creativa un ejemplo de ello son Arlette Palacio y Ángel Rosario de las agencias SIP Group y Switch, quienes tienen a su cargo la organización de segunda edición ‘Foro Caribe Naranja’ que este año trae como tema: La Convergencia Digital y su incidencia en las Industrias Culturales y Creativas.

Ángel Rosario

Palacio y Rosario coinciden en que la economía naranja es un motor del desarrollo. Según lo explicado por ellos es la economía que comprende las industrias culturales y creativas, que van desde las artes visuales y escénicas hasta el cine, la moda, la gastronomía, la publicidad, el desarrollo de softwares, los videojuegos entre otras.

“Estas disciplinas de alguna forma complementan prácticamente todo el quehacer nacional. Si lo piensas, todas las empresas y emprendimientos están vinculados directa o indirectamente a un emprendimiento creativo y/o cultural. Para conocer el impacto real, necesitamos poder cuantificar sus aportes que no están reflejados tan claramente en las cuentas nacionales”, dicen.

Le puede interesar: Luchas y sueños que se ‘siembran’ en los bateyes

La chimenea de las nuevas generaciones

Así mismo estos promotores de la creatividad entienden que al ser un sector que ocupa muchos sectores nuevos, las próximas generaciones están en una posición privilegiada para aprovechar la oportunidad que presenta la alta demanda de talentos en estas áreas.

“La programación, el diseño instruccional para cursos e-learning, la producción audio-visual, así como muchas ocupaciones vinculadas a sectores económicos importantes como el turismo y la gastronomía, requieren de talentos con un perfil distinto”, explicaron Arlette Palacio y Ángel Rosario.
Quienes son parte de la economía naranja

El BID realizó recientemente una serie de publicaciones que agrupa la economía naranja en seis sectores: Carnavales y festivales, edutainment, museos, música y artes escénicas, gastronomía, turismo y marca país, donde describe en detalle cada uno. Presenta diferentes casos y el futuro de estos sectores.

“Como podemos ver, todas estas disciplinas ya existen en la República Dominicana, unas un poco más desarrolladas que otras pero de que existen oportunidades de crecimiento y desarrollo en cada una, sin lugar a dudas”, comentan los organizadores del foro.

El rol del Estado

Arlette y Ángel mencionaron también algunas políticas públicas que el Estado puede impulsar para fomentar la economía naranja.

“Primero cuantificando los aportes de las industrias culturales y creativas en tiempo real. Si no se cuenta con esta información, va ser muy difícil lograr su potencial al máximo. Segundo, crear incentivos para el establecimiento de nuevas industrias de la economía naranja donde el país pueda ir desarrollando una ventaja competitiva de cara a sus pares en la región. Finalmente, es muy importante seguir fortaleciendo la educación técnica para el fortalecimiento de estas industrias.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas