Kerry padece retahíla de dolencias

WASHINGTON (EFE).- El candidato demócrata a la presidencia de EEUU, John Kerry, quien se someterá a una operación del hombro derecho el miércoles próximo, ha reconocido que padece ligeros problemas de salud, incluida una tos persistente.

Pero Kerry, de 60 años, asegura que se mantiene en óptimas condiciones de salud y que ha decidido someterse a una cirugía de hombro antes de que el problema que padece pueda afectarle aún más cuando arrecie la campaña electoral.

En febrero de 2003, tras extirpársele la próstata luego de la detección temprana de un cáncer, los médicos del senador por Massachusetts subrayaron que éste se encontraba “más fuerte que un toro”.

En el pasado, Kerry libró batallas clínicas contra la neumonía, y recientemente la revista “Newsweek” sugirió que el condecorado veterano de la Guerra de Vietnam posiblemente había quedado expuesto al defoliante “agente naranja” cuando evadió una emboscada en el delta del río Mekong.

Sobre la cirugía a que será sometido el miércoles, un portavoz del líder demócrata, David Wade, dijo que Kerry se resintió en enero de una antigua lesión en el tendón del músculo subescapular, responsable de facilitar el movimiento del hombro, cuando el autobús que le transportaba durante su campaña en Iowa frenó bruscamente.

El candidato presidencial demócrata irá al quirófano del Hospital General de Massachusetts.

No requerirá quedar ingresado, explicó su portavoz, quien precisó que normalmente este tipo de operaciones duran una hora.

Este problema médico podría alejarle durante cuatro días de la campaña electoral.

Después de la cirugía de próstata en 2003, Kerry perdió varias semanas de actos de cara a las elecciones primarias, y algunas fuentes cercanas a su campaña señalaron que parecía sufrir dolor y cansancio tras su paso por el quirófano.

En la campaña actual, el senador ha perdido muchos días lidiando contra algunas dolencias como resfriado, tos persistente, dolor de garganta y alergias.

Públicamente, Kerry aparece como un atleta que practica deportes con frecuencia, como hockey sobre hielo o esquí.

Ante una pregunta de un canal de televisión de San Luis (Misuri) sobre la operación de hombro a que se someterá y si consideraba que era un candidato con problemas de salud, como el vicepresidente Dick Cheney -quien se ha sometido a tres operaciones de corazón-, Kerry declaró: “No tengo problemas, estoy saludable”.

Dado que los estadounidenses generalmente escogen para la presidencia a políticos que dan apariencia de fuertes y saludables, los candidatos rutinariamente se describen como radiantes y vigorosos.