Kirchner pide perdón por atrocidades de dictadura

http://hoy.com.do/image/article/20/460x390/0/E86A1CD5-77F1-417A-AE17-CB52004AA01E.jpeg

BUENOS AIRES (AP).- El presidente Néstor Kirchner pidió perdón ayer miércoles en nombre del Estado argentino por “la vergüenza de haber callado durante 20 años de democracia” las atrocidades cometidas en la dictadura militar de 1976-1983.

“Vengo a pedir perdón en nombre del Estado Nacional por la vergüenza de haber callado durante 20 años de democracia estas atrocidades”, dijo el mandatario visiblemente emocionado antes unas 5.000 personas que lo vivaron en uno de los actos realizados por un nuevo aniversario del golpe militar del 24 de marzo de 1976.

“Quienes cometieron estas aberraciones tienen un solo nombre: son asesinos”, agregó.

Frente a las puertas de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), uno de los mayores centros de tortura y muerte durante la “guerra sucia”, Kirchner se convirtió en el primer presidente desde el retorno de la democracia en 1983 en pedir disculpas en nombre del Estado a los sobrevivientes y familiares de las víctimas de la dictadura.

En el mismo lugar, el presidente firmó un decreto por el cual la ESMA –donde actualmente funcionan dependencias de la Armada– se convertirá en un museo “para la Memoria y la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos”.

Según organismos de derechos humanos, 30.000 personas desaparecieron durante la dictadura. De ellas, unas 4.000 fueron ejecutadas en la ESMA o arrojados vivas a las aguas del Atlántico en los llamados “vuelos de la muerte”.

Al momento de la firma del decreto que convierte el predio de la ESMA en museo, las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo –que sostenían claveles rojos entre sus manos– aplaudieron emocionadas.

“Esperé esto durante años y pensé que a mi edad nunca iba a poder verlo. En este centro de torturas, nació mi nieto y acá asesinaron a mi hija y todavía sigo pidiendo justicia”, dijo a AP Rosa Roisinblit, una de las más ancianas Abuelas de Plaza de Mayo.

Tras la firma, Kirchner recorrió entre la gente y sin custodia los 800 metros que separaban la puerta de la ESMA de un escenario en el que se recordó a las víctimas de la dictadura.

La ESMA también funcionó como una maternidad clandestina donde eran llevadas las detenidas embarazadas para dar a luz. Sus hijos eran luego expropiados para ser entregados a familias adoptivas, en general, de las fuerzas armadas, según informes oficiales.

“Bastaron los 15 días en los que mi mamá me amamantó en cautiverio para que incluso antes de llegar a la verdad decidiera llamarme Juan, el mismo nombre que ella me dio durante su detención”, dijo Juan Cavendie, nacido en la ESMA.

El acto cerró con un recital del que participaron el cantautor catalán Joan Manuel Serrat y los músicos locales León Gieco y Víctor Heredia.

Más temprano, Kirchner participó de un acto en el Colegio Militar en el que retiró los retratos de los ex dictadores Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone –que fueron directores de ese instituto militar– de una de las galerías del establecimiento. Los cuadros de otros directores permanecieron en su lugar.

Videla, actualmente bajo arresto domiciliario, encabezó el golpe castrense que 28 años atrás derrocó al gobierno de Isabel Perón.

“Nunca más tiene que volver a subvertirse el orden institucional en la Argentina… Y entiendan que esas armas, que orgullosamente portan, nunca más deberán apuntar contra el pueblo argentino”, dijo Kirchner a los cadetes militares y autoridades castrenses que lo escuchaban en silencio.

El martes, cuatro generales y un coronel del ejército pidieron su pase a retiro molestos con el anuncio de que los cuadros de Videla y Bignone serían retirados.