La abeja silvestre se resiente en Europa

Agencia EFE - Las abejas silvestres, vitales para la polinización de los cultivos, han sufrido en Europa silenciosamente las consecuencias de los pesticidas y el cambio climático hasta el punto de que una décima parte de esas especies se halla actualmente en peligro de extinción. En la imagen, facilitada por Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, una stelis annulata. EFE
Agencia EFE - Las abejas silvestres, vitales para la polinización de los cultivos, han sufrido en Europa silenciosamente las consecuencias de los pesticidas y el cambio climático hasta el punto de que una décima parte de esas especies se halla actualmente en peligro de extinción. En la imagen, facilitada por Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, una stelis annulata. EFE

Roma. Las abejas silvestres, vitales para la polinización de los cultivos, han sufrido en Europa silenciosamente las consecuencias de los pesticidas y el cambio climático hasta el punto de que una décima parte de esas especies se halla actualmente en peligro de extinción.

Si hasta hace poco los investigadores habían observado los efectos de esos factores en las abejas pero no podían cuantificar su impacto, un reciente informe de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) financiado por la Comisión Europea ha arrojado luz sobre ese fenómeno. .

El 9,2 % de las abejas silvestres europeas afronta el riesgo de desaparecer, junto a un 5,2 % que probablemente correrá la misma suerte en un futuro próximo, según el estudio, que por primera vez aporta información de los 1.965 tipos de ese insecto que existen en el continente.

La responsable de Conservación de la Biodiversidad Europea de la UICN Ana Nieto destacó a Efe que la comunidad científica y los gobiernos deben “hacer más esfuerzos” en investigación, ya que todavía hay un 60 % de esas especies sobre las que apenas se tienen datos para evaluar las amenazas que sufren.

Nieto afirmó que las especies más afectadas se han localizado en el centro y el este de Europa, al tiempo que llamó la atención sobre la situación delicada que atraviesan las 68 variedades de abejorros europeos, de las que casi una cuarta parte está amenazada.