La abolición de la esclavitud en Santo Domingo de 1801

La abolición de la esclavitud en Santo Domingo de 1801

Toussaint Louverture

Por: Amaurys Pérez Vargas
En el marco de la esclavitud, no todas las formas de resistencia por parte de los esclavos (rebeliones, cimarronadas, libertades institucionalizadas) tuvieron por finalidad poner fin al sistema esclavista. En efecto, si bien las cartas de libertad o manumisiones nos dan cuenta de los innumerables esfuerzos que hicieron los esclavos por salir de la esclavitud, esta práctica jurídica no necesariamente conducía a luchar contra el sistema una vez obtenida la “libertad”. Por eso, en la historia dominicana es tan notorio el impacto que tuvo la revolución haitiana de finales del siglo XVIII contra el sistema esclavista, evidenciado por todas las revueltas que tuvieron el efecto, incluso el objetivo, de acelerar el proceso hacia la abolición.

Esta repercusión fue señalada por el Dr. Roberto Cassá en el prólogo de la obra La revolución haitiana y Santo Domingo que escribiera el Dr. Emilio Cordero Michel cuando nos indica que dicho ensayo “parte de una conceptualización de lo acontecido en Haití para fundamentar una explicación alternativa a la tradicionalista”, subrayándonos que “las aspiraciones por la libertad y la igualdad que comenzaron a bullir entre los dominicanos se asociaron a los cataclismos que siguieron al Tratado de Basilea”. En esa misma dirección se expresó el Dr. Carlos Esteban Deive, quien nos señala que de “simples espectadores en un principio del acontecer histórico de Santo Domingo, los negros tomarán más tarde parte activa y principalísima en él.

Puede leer también: Las manumisiones en el Santo Domingo Colonial, siglos XVI – XIX

La rebelión general de los esclavos de Saint Domingue en 1791 trastornó por completo el ordenamiento social y político que había imperado hasta ese año en las dos colonias de la isla. En lo adelante, los negros cobrarán un protagonismo que los llevará a asumir la dirección de su propio destino. Una consecuencia insólita y única, de la mencionada rebelión, tuvo lugar en la parte oriental. Fueron dos exesclavos, Toussaint Louverture y Jean Pierre Boyer, los artífices de sendas aboliciones de la esclavitud en ella. La primera en 1801 y la segunda en 1822”.

Así pues, las aboliciones en Santo Domingo se diferencian sustancialmente de otros procesos en el continente americano, ya que en nuestro caso la abolición fue lograda por antiguos esclavos o sus descendientes, en lugar de antiguos personeros de la esclavitud. En cuanto a la fecha en la que tuvo lugar la primera abolición existe cierta controversia, pues historiadores como Franklin Franco sostienen que la misma entró en vigor el 3 de enero de 1801, tal como lo consigna el relato de Francisca Valerio, dama de alcurnia que presenció la espectacular entrada de Toussaint a Santo Domingo, en la que según nos dice “solo faltó recibirlo debajo del Palio, porque según entiendo, a nuestro monarca no se le hubiera hecho más”.

Vale decir que este testimonio fue recogido en el libro Invasiones haitianas 1801, 1805 y 1822 de Emilio Rodríguez Demorizi. Por su parte, el Dr. Cordero Michel afirma que “todas las medidas legislativas de la República Francesa se aplicaron ipso facto en Santo Domingo Español con la toma de posesión realizada por Toussaint, a nombre de Francia, el 26 de enero de 1801”. No obstante este importante detalle, está claro que como nos indica el historiador Frank Moya Pons, “la esclavitud fue abolida automáticamente por Toussaint a su llegada y esa abolición fue ratificada por la Constitución Política de la Colonia promulgada en Santo Domingo el día 27 de agosto de 1801”.

Prof. Amaury Pérez, Ph.D. Sociólogo e historiador UASD/PUCMM

Le invitamos a leer: La lucha por la libertad: Las rebeliones esclavas

Publicaciones Relacionadas

Más leídas