La actriz Emilia Clarke sufrió dos aneurismas mientras rodaba Juego de Tronos

Nueva York. La protagonista de “Game of Thrones” (Juego de Tronos) Emilia Clarke reveló este jueves en la revista New Yorker que sufrió dos aneurismas mientras rodaba la serie, la primera de ellas en 2011, justo al terminar el rodaje de la primera temporada, con 24 años.

Clarke, que ahora tiene 32 años, lo relata en un artículo al tiempo que lanza una organización benéfica junto a socios de Reino Unido y Estados Unidos- SameYou, para proporcionar tratamiento a gente que se recupera de esta clase de afecciones médicas.

La actriz narra el estrés que padecía ante la exposición pública que le supuso encarnar al personaje de Daenerys Targaryenen la serie y cómo tuvo que recurrir a un entrenador personal para canalizarlo.

Pero durante un entrenamiento en Londres, sintió “como si una banda elástica estuviera estrujándole el cerebro” y pidió un descanso, tras lo que consiguió llegar al vestuario.

“Alcancé el lavabo, me caí de rodillas y procedí a vomitar de manera violenta y voluminosa mientras el dolor se volvía peor”, relata la intérprete, que supo entonces que su “cerebro estaba dañado”.   Fue trasladada a un centro médico y después de un escáner cerebral descubrió que había sufrido una aneurisma, una ruptura arterial en el cerebro que causa la muerte de un tercio de la gente que padece uno de ellos.

El fenómeno de Juego de Tronos estaba en plena ebullición y cuando Clarke supo que tenía que someterse a una cirugía cerebral sintió que “no tenía tiempo” para ello.