La admonición de Danilo en Higüey

Oportuna y sensata fue la advertencia hecha por el Presidente Danilo Medina Sánchez en la provincia La Altagracia, escenario de protestas violentas, en el sentido de que no deben matar la gallina de los huevos de oro.

Higüey y toda la región del Este constituyen el más pujante y atractivo polo turístico del país y posiblemente de todo el Caribe, por cuanto hay que evitar enviar señales que puedan trastornar o poner en peligro la gigantesca industria del turismo que desde hace décadas se desarrolla en esa zona.

La admonición del Presidente en ese sentido es saludable y patriótica y está avalada por un Gobierno que se ha caracterizado por ser receptivo, tolerante, conciliador y sensible a las necesidades de la población dominicana.

Hay que reconocer las multimillonarias inversiones realizadas por el Estado en toda la región del Este, que incluyen modernos proyectos viales como la carretera del Coral, la circunvalación de La Romana y la de San Pedro de Macorís y la inauguración, el pasado viernes, de once planteles escolares en la propia provincia La Altagracia.

El Presidente Danilo Medina fue responsable y sincero con los habitantes de Higüey al destacar las limitaciones financieras del Gobierno a consecuencia del pago del servicio de la deuda pública, la factura energética y la nómina estatal, tres renglones que absorben los ingresos oficiales, más los 110 mil millones de pesos para Educación.

La provincia La Altagracia ha sido siempre una comunidad pacífica, laboriosa, hospitalaria y de gran fervor católico-religioso, por cuanto como dijo el presidente Medina no permitan que extraños o gente de fuera pretendan alterar ese ambiente de paz, tranquilidad y desarrollo turístico que la ha colocado internacionalmente como uno de los mejores destinos del mundo para vacacionar.