La alimentación ideal tras una cirugía estética

FRESAS

Las cirugías plásticas siguen en boga. Lucir una esbelta figura después de pasar por el quirófano es lo que quiere todo aquel que decide someterse a este tipo de procedimiento. Sin embargo, los resultados no siempre son los esperados.

Hay varios factores que se interponen en el logro del propósito buscado. Y la alimentación inadecuada es uno de ellos.

Por ello la cirujana plástica Tania Medina habla de cuál es la alimentación ideal para que el éxito se sienta y se vea: “Luego de la cirugía el paciente debe llevar una dieta balanceada, pero baja en grasas y carbohidratos simples y procesados. No es aconsejable comer pan, pastas, dulces, refrescos y azúcar de mesa”.

También es importante limitar la cantidad de jugos, pues son también carbohidratos, puntualiza.

Medina recomienda dar más importancia a las proteínas, debido al beneficio que surte tanto para la cicatrización como para perder o mantener el peso. “Eso sí, depende de cada paciente”.

La cirujana aclara que aunque no hay una alimentación específica según el tipo de cirugía, los pacientes que han sido sometidos a abdominoplastia o liposucción, entre otras, deben cuidar más su peso y por tanto su alimentación para que sus libras no aumenten, pues ello podría reflejarse en las áreas donde se ha hecho el procedimiento quirúrgico.

Excesos. Al referirse a los excesos más comunes que se cometen luego de una cirugía plástica, Medina asegura que lo más frecuente es la ingesta de harina, dulces, frituras y alimentos procesados.

“El verdadero cirujano hace hincapié en lo importante que es abstenerse de este tipo de productos, ya que no contribuyen al logro de unos resultados internos y externos favorables. Es importante seguir al pie de la letra las recomendaciones del médico para evitar contratiempos”, enfatiza.

Consecuencias. La profesional de la salud sostiene que cuando el paciente ignora los consejos médicos en torno a su alimentación luego de la cirugía plástica, puede ganar peso y esto afecta y altera la forma del cuerpo, ya que hay depósitos de grasa en áreas que antes no había y se pierde lo obtenido luego del postquirúrgico.

Al ser cuestionada sobre si ha tenido algún caso de consecuencias negativas por el paciente no acatar las instrucciones médicas en cuanto a la alimentación, Medina responde: “No negativo específicamente, pero sí de personas que por no acatar los consejos médicos, no evolucionan con la rapidez que se espera. Por eso es que insisto en advertirles a los pacientes que los resultados dependen mucho del cuidado postquirúrgico”.

Destaca que si luego del procedimiento estético, la persona sigue los hábitos que le llevaron a obtener los resultados negativos por los cuales recurrió a la operación, seguramente volverá a estar como al inicio.

Cuenta que las mujeres adultas tienden a ser más obedientes que los hombres y jóvenes que pasan por el quirófano.

Es por esta razón que ellas son las que obtienen mejores resultados luego de someterse a algún proceso quirúrgico.