La arena de Cancún provoca una acalorada batalla

http://hoy.com.do/image/article/479/460x390/0/D5EC3F97-B733-40E4-8BF1-3097326FD6F0.jpeg

México.  EFE.- La costa del Caribe mexicano está en plena temporada alta de fin de año. Pasada la época de huracanes, la temperatura ronda los 30 grados y turistas de todo el mundo disfrutan de la arena blanca y el mar turquesa.

Pero la playa se ha convertido en algo huidizo desde el huracán Wilma de 2005. Las olas se fueron tragando el “oro blanco” del destino turístico más importante de México y dejaron al descubierto rocas a lo largo de sus 30 kilómetros de playa.

Las autoridades han intentado este año revertir la situación con inversiones de 957 millones de pesos (unos 75 millones de dólares) para recuperar las costas trasladando arena desde otros puntos.

Un millón de metros cúbicos añadidos. Hasta principios de diciembre se depositaron más de un millón de metros cúbicos de arena a los pies de los hoteles de Cancún para asegurarles 40 metros de ancho de playa. Para febrero serán unos seis millones de metros cúbicos.

Y es que sin las famosas playas de fina arena, los turistas dejarían de viajar a Cancún y el turismo es una de las principales fuentes de ingreso de México y el mayor generador de empleos en el Estado de Quintana Roo, donde se encuentra ese destino vacacional.

Cancún, creado hace menos de 40 años, tiene actualmente unos 800,000 habitantes y cada año llegan otros 60,000.

Polémicos espigones. La playa provocó disputas entre grupos hoteleros después de que el grupo Real Resorts, propietario de los hoteles Gran Caribe Real y The Royal, puso espigones frente a sus instalaciones para evitar que se escapara la arena, en detrimento de sus vecinos.

“La arena es mi trabajo”

Hubo protestas en la playa por parte de los empleados de los hoteles demandados, con carteles que decían “la arena es mi trabajo”. Y los vecinos exigieron multas en contra del grupo, uno de los más importantes de Cancún. A principios de diciembre hubo un acuerdo con la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente. El grupo accedió a desmantelar sus espigones, a “desistirse” de tres recursos de amparo y a pagar una multa.