La artesanía, una  oportunidad para incentivar el desarrollo turístico del país

http://hoy.com.do/image/article/837/460x390/0/1AC8A901-20C9-4C50-9A52-01BD39EDF3E8.jpeg

SANTIAGO. La ausencia de políticas adecuadas y programas específicos de apoyo por parte del Estado es una de  las principales causas de estancamiento de la industria artesanal dominicana, que  es fuente de ingresos para más de 6,000 familias y mueve alrededor de 312 millones de dólares anuales.

Durante el diagnóstico de la situación, que forma parte de la primera fase de ejecución del Programa Artesanía: Cultura y Desarrollo, el sector de la artesanía en República Dominicana, organizado por el Centro León, concluyó que   la artesanía dominicana   no tiene hoy la presencia que debería tener en el mercado nacional turístico, y en las exportaciones,  también por  la   producción de artículos artesanales de baja calidad, así como por la   informalidad en la producción, el aislamiento de los artesanos,  la poca  formación empresarial y mercadológica de los mismos y el limitado acceso a  vías adecuadas de financiamiento.

Para   los especialistas Carlos Andújar y José de Ferrari, esto provoca que tengan un acceso muy pobre al mercado o necesiten utilizar intermediarios, con el consecuente encarecimiento de sus productos.

Los expertos señalan que  la producción y venta de los artículos artesanales podría beneficiarse de una demanda turística internacional que ya ha alcanzado los cuatro millones de visitantes y se mantiene en continuo crecimiento. A esto habría que agregar el mercado nacional, que entra en contacto con la artesanía doméstica.

 “Esta es una circunstancia que debería ser revertida con  inteligencia y tesón pues el trabajo artesanal ayuda a consolidar la identidad de los destinos turísticos a la vez que genera empleos, propicia el desarrollo, y además fomenta la conciencia medioambiental y  las tradiciones”, dice Andújar.

A principios de 2008 se estimaba la existencia de alrededor de 6,300 artesanos en plena ocupación, de los cuales el 80% son hombres y el 20% mujeres.

La concentración geográfica de la producción está ubicada principalmente en las áreas de Cibao Central (41%), Santo Domingo (25%), y la costa norte (17%). El 17% restante se ubica en el suroeste, el este, Samaná y la Línea Noroeste. Las provincias donde se presenta la mayor concentración de la producción son Santo Domingo, Puerto Plata, Monseñor Nouel, Espaillat, La Vega, Samaná y Santiago, área escogida para la aplicación del presente proyecto.

Artesanos, coleccionistas, auspiciadores y público en general se reunieron para conocer el informe final del programa “Artesanía: Cultura y Desarrollo en la provincia Santiago”, que realizó el Centro León con los auspicios de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). 

  En esta iniciativa se expusieron  en su máximo nivel las alternativas para el desarrollo del sector artesanal en la región, tema abordado desde una perspectiva multidisciplinaria en talleres, encuentros, conversatorios, bazares y ferias, entre otros.

Los resultados, a la fecha, citan a más de cuarenta artesanos que participan activamente en el programa, de los cuales 21 están produciendo piezas artesanales que cumplen criterios de identidad, calidad, sostenibilidad e innovación.

En el programa, el cual  contó  con el apoyo de la Oficina Nacional de la Propiedad Industrial (ONAPI) se cerró el ciclo de formación y soporte a dicho sector, como parte de esta primera versión.

La importancia de la propiedad intelectual, la propiedad industrial, el registro de marcas y otros tópicos aplicados al sector artesanal, fueron en esta ocasión dimensionados como oportunidades y formas de protección para los creadores de artesanía.

 Uno de los grandes logros a resaltar como parte de este programa fue la reciente participación en la octava edición de Euroal, Feria Internacional de Turismo, Arte y Cultura de América Latina y Europa, 2013, de tres representantes de la red de artesanos conformada en este trayecto: Carmen Gómez, Lourdes Expósito y Yokasty Toribio.

De igual forma se ha enriquecido el Fondo Documental de Artesanía Dominicana (FDAD), existente en la Mediateca del Centro León, de modo que los investigadores, especialistas y artesanos interesados puedan acceder a uno de los más completos acervos documentales sobre artesanía dominicana.

“Las piezas artesanales que desarrollan los artesanos de este programa son hechas en su mayoría de materia prima medioambientalmente sostenible, como  caña,  guano, musú,  fibra de plátano,  cáscara de naranja y semillas; la madera endémica y sus remanentes; residuos de tela, botellas, papel y latas recicladas; el hueso y el cuerno. También piedras de ámbar y el larimar   extraídas con un impacto bajo o nulo al entorno”, explica Carlos Andújar Persinal.

La artesana Yokasty Toribio dijo que una de las cosas más importantes de este programa ha sido que ha ofrecido  la oportunidad de  conocer más a fondo  cómo los artesanos pueden innovarse, la forma de tener acceso a los distintos mercados, hacer valer su trabajo, producir más  y tener acceso a la financiación.