La asistencia de feligreses a  Higüey disminuyó este año

http://hoy.com.do/image/article/485/460x390/0/DA3D92C7-7D08-47CD-AC76-DD9FB3778448.jpeg

La Altagracia. La cantidad de fieles  que visitó  ayer la Basílica de Higüey para conmemorar el día de la Altagracia, especialmente  los  provenientes de Haití, se redujo de manera considerable   con relación a los años  anteriores,  lo que algunos  atribuyen  al terremoto que el día 12  azotó a ese vecino país.

Miles de feligreses procedentes de Jimaní, Monte Plata, La Romana, Azua, Santo Domingo y otros lugares, incluidos  extranjeros  lejanos, se dirigieron a Higüey con velas y velones en las manos para depositarlos en el altar de la protectora del pueblo dominicano.

Gran parte de los fieles llegaron a la Basílica un día antes y regresaron a sus casas ayer temprano, luego de asistir a la primera misa.

Algunos peregrinos notaron la gran disminución de los feligreses que acuden a Higüey, atribuyéndole la situación al sismo que sacudió a  Haití la semana pasada y a la crisis económica. Otros notaron que este año el proceso de organización superó al montado en años pasados.

“La cantidad este año es menor que en otros, porque la  crisis cada vez es mayor”, indicó Juana Hernández, procedente de Santo Domingo.

Pocos haitianos.  Por tradición, la visita de fieles haitianos a la Basílica se resalta cada año, pero en esta ocasión fue muy evidente  su ausencia, debido a la tragedia que los embarga.

Los pocos que vinieron aprovecharon  para pedir a la Virgen interceder por su país, pues la consideran su protectora, y agradecieron a la vez la solidaridad de los dominicanos.

Un haitiano, Lesly Gueerrier, dijo que carecía de palabras para calificar la solidaridad del pueblo dominicano con el suyo.

Mientras, como en años anteriores,  los alrededores de la Basílica permanecían abarrotados de vendedores, pedigüeños y penitentes que, en largas filas,  accedían  al templo para alcanzar el altar donde estaba  la Virgen, para pedirle a ella algo en particular o agradecerle algún milagro recibido.

A pesar de que hubo  varias misas, la mayor cantidad de feligreses  se concentró en la de las 10:00 de la mañana, entre ellos  el presidente Leonel Fernández y parte de sus funcionarios.