La Azucarera fue un bastión contra el golpe de Estado

Al producirse el golpe de Estado a Bosch, que el domingo pasado se cumplieron 53 años de ese nefasto acontecimiento, la empresa azucarera estatal, hoy CEA, que era el principal centro de trabajo del país, se convirtió en uno de los pilares de lucha contra el gobierno De Facto. Cabe recordar que luego de la desaparición de la dictadura trujillista, se conformó una fuerte y combativa Asociación de Empleados Azucareros, asesorada por Julio de Peña y Henry Molina.
Algunos funcionarios y empleados estaban desde la Azucarera Haina, pero durante el Consejo de Estado y el gobierno constitucional de Bosch, que ya se llamaba Corporación Azucarera Dominicana (CAD), aunque solo se produjeron cambios en algunos niveles superiores, se integró un excelente grupo de profesionales y técnicos. Pero al producirse el golpe de Estado, trataron de hacer grandes despidos para sustituirlos por gente ligada al régimen de facto, que la Asociación, en gran medida logró impedir.
Se crearon diferentes núcleos de resistencia tanto en la oficina principal como en los ingenios. En el departamento de Ingeniería laboraban, entre otros, los ingenieros Iván Houellemont, Lisandro Macarrulla, Gómez Cruz, Mariano Arambilet. El Laboratorio, que dirigía Doña Ada, entonces esposa de Virgilio Ortiz Bosch, era un centro de contacto.
En la Contraloría: Enrique Vidal y Vidal, Bdo. Severio Vega. En Contabilidad: Luis Santiago Piña, César Cordero, Juanita Polanco, Freddy Madera, Guillermo Comme Debroth, Elvira Johnson, Wito Elías, Frank Saleme. En el Departamento Jurídico: Don Chichí Alburquerque, Lupo Hernández Rueda, Juan Ariza Mendoza, Julio Escoto Santana, José Enrique Hernández Machado, Peña Lebrón, Sostrato Acosta.
En el departamento de transporte estaban los ingenieros: Mario Morera cuñado de Hamlet Herman, Julio Mariñez y Rafael Gómez Cruz. En Ventas: Frank Salcedo, Fidias Cabrera Valerio, hijo de Cabrerita quien laboró junto a Bosch. En el departamento de material gastable: Federico Jovine Bermúdez. En el Agrícola: Severo de Jesús Ovalles, Gerson Acosta, Barin Caamaño. También laboraba Marcos Pérez Collado.
En Personal: Ledesma Pérez; Toño Suverbí, padre de Fello; Ramón Pinedo, padre de Monchin Pinedo, en cuya casa de San Antón nos reuníamos, y Osiris Taveras. En el Departamento de Colonos de Caña: Joaquín Milán, Daniel Figueroa, Tácito Perdono, Héctor Cruz, David Brewer, junto a quien esto escribe.
Cuando la administración golpista intentó hacer cancelaciones, se realizó una protesta que motivó la llegada de la fuerza pública, viéndose en la obligación de designar a los segundos de los departamentos.
A partir de ahí, la administración comenzó a trasladar los directivos de la Asociación, lo que motivó que se tomara la decisión de transformarla en Cooperativa de Consumo, que servía de centro de contacto entre los empleados. Al iniciarse la Guerra Patria, los que nos integramos a ella fuimos cancelados el mismo 24 de abril, pero al firmarse el Acta Institucional regresamos, y se restableció la Asociación, que tuve el honor de dirigir.
Este artículo lo hago a petición de José Enrique Hernández Machado y Fidias Cabrera, en recuerdo de excelentes ciudadanos, profesionales, luchadores y amigos. Algunos idos a destiempo.