La banca crece con solidez

http://hoy.com.do/image/article/53/460x390/0/C60DE5BB-2167-49E7-BD83-EEA5F5B5C4D5.jpeg

Los problemas confrontados por tres bancos comerciales dominicanos durante el 2003, que implicó la liquidación del mayor de ellos, no puede ser calificado como una crisis bancaria, puesto que el sector no perdió depósitos, y salió del trance más fortalecido, de acuerdo al análisis de José Manuel López Valdés, presidente de la Asociación de Bancos de la República Dominicana.

Lo ocurrido fue un problema muy focalizado, que afectó a esas tres entidades, y no dañó el sistema, que, incluso, aumentó sus ahorros en divisas a casi dos mil millones de dólares. Los técnicos del Fondo Monetario Internacional y del gobierno que auscultaron el sistema, encontraron el resto de los bancos muy sanos, y con manejo adecuado de su contabilidad.

López Valdés participó en un encuentro con periodistas organizado por el  Comité de Comunicación de los Bancos Comerciales, integrados por ejecutivos del área de todas las entidades agrupadas en la ABA.

En el encuentro se distribuyó una nota en al que se destaca que la banca comercial dominicana alcanzó un índice de solvencia de 14.4%, según el promedio ponderado resultante de los estados financieros auditados al 31 de diciembre de 2004 de las doce instituciones miembros de la Asociación de Bancos Comerciales de la República Dominicana (ABA).

Entiende la ABA que se trata de un logro notable porque los bancos superaron en un 44% el tope mínimo establecido en la Ley Monetaria y Financiera y en un 80% el nivel de solvencia requerido por las normas internacionales.

La ley establece un mínimo de solvencia de 10%, mientras que las normas del Comité de Basilea, que rigen en el nivel mundial, disponen un 8%. Ambos topes fueron superados con creces por los bancos comerciales que operan en el país.

Las provisiones o las reservas, para hacer frente a los riesgos derivados de las operaciones de los bancos, crecieron a un nivel equivalente al 79% del patrimonio técnico. El sector también incrementó, durante los últimos 24 meses, el capital pagado y las reservas de capital en un 55% y en un valor similar al aumento promedio acontecido en 45 años.

El total de las provisiones constituidas sobre los préstamos de 2003 a 2004 ascendió a RD$8,951.2 millones, un monto equivalente al 84% de las provisiones en 10 años, de 1993 a 2002, que alcanzaron un balance de RD$4,867.1 millones.

Resaltó la ABA que para acumular un capital técnico de RD$11,260.1 millones, como el reflejado en  2002, los bancos requirieron 82 años, si consideramos que el primer comercial se estableció en el país en el 1920.  Sin embargo, en los últimos 24 meses elevaron esta variable hasta los RD$17,503.4 millones, para un aumento absoluto de RD$6,243.3 millones.

 “Todo indica que actualmente nuestros bancos están sobre provisionados y sobre capitalizados”, expresó la ABA, al señalar que la cartera vencida a más de 90 días está actualmente cubierta con reservas en un 155%. Cuando todos los préstamos vencidos a más de 90 días están cubiertos en un 100% con provisiones -argumentó la Asociación de Bancos Comerciales- no hay riesgo de que se afecte la solvencia de los bancos en el caso probable de que estos préstamos se conviertan en irrecuperables. “Al tener cubierta dicha cartera con provisiones en un 155% la banca está siendo sobre provisionada”, dijo la ABA en su segundo almuerzo del año con los comunicadores, actividad que contó con la presencia del presidente de la institución, señor José Manuel López Valdés, y de los miembros del Comité de Comunicación, que preside el señor José Mármol.

TODO CRECE

Por otro lado, los activos de los bancos comerciales crecieron en un 9% al pasar de RD$235,126.7 millones en diciembre de 2003 a RD$256,277.0 millones al cierre de 2004, según el consolidado de final de año publicado por la Superintendencia de Bancos.

Del total de activos la mayoría de los recursos -un 45%- se concentraron en la cartera de crédito, que representó un valor bruto de RD$125,657.7 millones, para una ligera disminución de un 1% con respecto a diciembre de 2003, por lo que no experimentó cambios significativos.

Con respecto a 2003 la cartera de crédito redujo su participación en un 7% dentro de los activos totales, debido al impacto derivado de la crisis económica, el comportamiento de las tasas de interés y las expectativas por la entrada en vigencia del Reglamento de Evaluación de Activos.

La ABA consideró que, dado que se esperaba un empeoramiento de los clientes como resultado de lo anterior, así como mayores niveles de provisiones, los bancos fueron reduciendo las operaciones que podrían requerir mayores niveles de aprovisionamiento, con lo cual se fue mejorando la calidad de la cartera de créditos.

Los pasivos totales aumentaron en 7.7%, al pasar de RD$215,904.8 millones en 2003 a RD$232,632.9 millones en 2004. El  incremento se derivó de los depósitos totales, que crecieron en un 14%, al pasar de 188.7 miles de millones de pesos a 215.9 miles de millones pesos. En ese contexto, los depósitos en dólares crecieron en un 38%, al pasar de US$1,400 millones en diciembre de 2003 a US$1,900 millones en igual mes de 2004.

Al incrementarse los depósitos totales, mientras se registró una ligera disminución en la cartera de préstamos, los bancos disponen de una abundante cantidad de recursos líquidos que se encuentran depositados en el Banco Central. La relación préstamo-depósitos pasó de 147% a 172%.

Pese a las dificultades de la economía en meses pasados, durante 2004 los bancos abrieron 21 nuevas oficinas en diferentes lugares del país. Sin contar las estafetas ni los centros de negocio, las instituciones bancarias asociadas en la ABA cuentan con 537 oficinas. En 2003 tenían 516 oficinas.

Paralelamente, los bancos instalaron durante 2004 unos 109 nuevos cajeros automáticos en diferentes lugares de la zona metropolitana y del interior del país, para satisfacer las necesidades de sus clientes.

En 2003 los bancos contaban con 1,136 cajeros automáticos, un número que se incrementó a 1,245 en 2004, facilitando las transacciones cotidianas del público.