La Barquita bajo agua

Cientos de viviendas bajo el agua, incluyendo la Penitenciaría Nacional de La Victoria, y miles de personas desplazadas  es el panorama en barrios y comunidades del Distrito Nacional y la provincia de Santo Domingo.

El hambre también comenzó a preocupar a miles de hombres, mujeres y niños desplazados de sus hogares, porque las ayudas de las autoridades no han bajado y porque no han podido salir a chiripear.

Solo en el barrio La Barquita de Los Mina, en Santo Domingo Este, había ayer más de mil viviendas bajo las aguas del río Ozama, la mitad de ellas  en Los Tres Brazos y una cantidad similar en Los Coordinadores, La Cucaracha y La Barquita de Sabana Perdida, en Santo Domingo Norte.

En la misma situación se encuentran miles de familias en La Ciénaga, Los Guandules y otros barrios de la zona Norte del Distrito Nacional, en que las viviendas se encuentran en la margen del Ozama, que continúa creciendo.

Miles de personas se vieron obligadas a abandonar sus casas, próximo a la ribera norte del río Ozama y guarecerse en viviendas de amigos y familiares en la parte alta.

Luis Rafael Reyes, director de la Defensa Civil en la provincia de Santo Domingo, precisó que solamente en La Barquita y La Lata tenían contabilizadas ayer 2,100 viviendas bajo el agua,  al igual que unas 200 en El Tamarindo y Cansino Adentro, unas 1,400  en La Barquita de Santo Domingo Norte, Los Coordinadores y Las Cucarachas, mientras alrededor de 700 en La Lila y Ribera del Ozama (parte baja de Los Tres Brazos).

Eridania Rosario, presidenta de la Junta de Vecinos La Barquita, lloró de impotencia mientras hablaba con los periodistas, ya que al mediodía las autoridades no daban la cara para mitigar  los afectados con alimentos, colchones y otras ayudas.

Su impotencia, además, es porque llevan varios años proponiendo al Gobierno su reubicación en un lugar seguro y la zona sea declarada  área verde.

“Cada año, cada vez que se acerca un ciclón es la misma historia, y no es que queremos vivir aquí, es que no podemos vivir en otro lugar, porque no tenemos recursos”, exclamó.

Rafael Holguín, líder comunitario de La Barquita, informó que Los Comedores Económicos se comprometieron a enviar mil raciones de alimentos, pero al lugar solamente llegaron 150. Holguín dijo también que los damnificados reubicados en albergues están durmiendo en el piso, pues no hay camas ni colchones.

Marlení Galvá comparte con otras 30 familias en una carpa en la calle Los Pinos, de Los Coordinadores, ya que en esa zona un cachón del Ozama tapó más de 500 viviendas.

Según los damnificados las únicas personas que les ayudan son los miembros de la Defensa Civil, quienes a manos peladas arriesgan sus vidas para tratar de salvar vidas.

 Precisamente ayer, brigadas de la Defensa Civil se mantuvieron activas en todas las zonas de desastre.

Zoom

Trasladan presos

 La Dirección General de Prisiones (DGP) dispuso  la movilización interna de  600 prisioneros de las áreas  de Los Galpones y El Consulado de la Penitenciaría  Nacional de La Victoria, como parte de las medidas preventivas por las inundaciones provocadas por  Isaac en la zona. Las instrucciones dadas por el Procurador General de la República, Francisco Domínguez Brito, procuran salvaguardar la vida de los prisioneros, y con ello llevar tranquilidad a sus familiares.