La batalla por Alstom se recrudece, Siemens y MHI mejoran su oferta

BERLÍN. La batalla por el gigante francés Alstom se recrudeció este viernes con una mejora de la oferta del grupo alemán Siemens y su socio japonés Mitsubishi Heavy Industries (MHI), para competir con la propuesta rival presentada la víspera por el norteamericano General Electric.

El tándem germano-nipón aumentó su anterior oferta en numerario en 1.200 millones de euros, y pone ahora sobre la mesa 8.200 millones, en lugar de los 7.000 millones iniciales. Siemens propone también “una coempresa de gestión de la movilidad, que incluya las actividades de señalización”.

“Tras unas conversaciones intensivas en los últimos días con todas las partes”, el dúo explica que ha decidido “simplificar la estructura de la oferta, para beneficio de todos”.

Después de anunciarse esta nueva oferta de Siemens-MHI, la acción del grupo japonés cayó el viernes 1,09% en la bolsa de Tokio. Los presidentes de Siemens, Joe Kaeser, y de Mitsubishi, Shunichi Miyanaga, presentarán la nueva oferta al presidente francés, François Hollande, este viernes por la tarde.

Hollande recibirá también a Jeff Immelt, presidente de General Electric (GE). Previamente, el jefe de Estado francés celebra este viernes otro cónclave –el segundo en menos de 24 horas– con su primer ministro, Manuel Valls, el ministro de Economía Arnaud Montebourg y la titular de Energía, Ségolène Royal.

GE también había presentado la víspera una oferta mejorada, que incluye una importante concesión al ejecutivo francés. GE quiere crear tres coempresas paritarias (turbinas de vapor, redes y energías renovables) con Alstom y cederle su actividad de señalización.

Al mismo tiempo mantiene una oferta de 12.350 millones de euros por estas actividades. La nueva oferta de GE incluye esa concesión al gobierno francés en la cuestión de la energía nuclear, y es que en la coempresa de turbinas de vapor, el Estado tendría un derecho de veto en el ámbito de la seguridad.

Alstom es la empresa que suministra al grupo energético francés EDF las turbinas de vapor para los reactores de sus centrales nucleares.

París no aceptaría que esta actividad, que considera fundamental para la soberanía del país, pase bajo control norteamericano. Además, GE prometió que la sede de cuatro actividades (redes, energía eólica en mar, energía hidroeléctrica y turbinas de vapor) estaría localizada en Francia. De tener éxito, la operación sería la más importante en la historia del grupo estadounidense.