La belleza latina vuelve a dominar el
“Miss Universo”

http://hoy.com.do/image/article/236/460x390/0/32FA2C55-D0F2-4C0E-A907-9BF0928CFA91.jpeg

LOS ÁNGELES (EEUU), EFE.- La puertorriqueña Zuleyka Rivera Mendoza, nacida en la localidad caribeña de Salinas, al sur de Puerto Rico, se jugó la corona en la finalísima con la japonesa Kurara Chibana, de 24 años, nacida en Okinawa y que habla cuatro idiomas, entre ellos el castellano.

Rivera, una estudiante de comunicaciones de 18 años que aspira a ser actriz, fue elegida en Los Ángeles la mujer más bella en la 55 edición del concurso de “Miss Universo”, que este año contó con cinco hispanoamericanas entre las diez finalistas.

De ojos y pelo castaños y 1,75 metros de altura, Rivera recuperó para Latinoamérica la corona de belleza universal que en 2003 lució la dominicana Amelia Vega, quien este año fue miembro del jurado.

Puerto Rico se convierte así en el territorio de América Latina de donde han salido más “Miss Universo” (cinco), por delante de Venezuela (cuatro), Brasil (dos), y Perú, Colombia, Argentina, la República Dominicana y Chile, con uno cada una.

Anteriormente cuatro puertorriqueñas han ganado el “Miss Universo”: Marisol Malaret (1970), Deborah Carthy Deu (1985), Dayanara Torres (1993) y Denise Quiñones (2001).

Entre las diez finalistas del concurso, celebrado en el auditorio angelino Shrine, figuraron Rivera y otras cuatro hispanoamericanas: la mexicana Priscila Perales, la colombiana Valerie Domínguez, la boliviana Desirée Durán y la paraguaya Lourdes Arévalos.

Arévalos fue una de las cinco participantes que disputaron el título en la última selección.

Las representantes de Paraguay (Tara Conner) y Suiza (Lauriane Gillieron) se quedaron fuera en la última selección de una disputada final.

En el concurso participaron 86 jóvenes de entre 18 y 26 años de edad, aunque sólo veinte se disputaron en la noche del domingo la costosa diadema que porta la triunfadora, tras desfilar en biquini, con trajes típicos de sus países y con vestidos de noche.

Sorprendida y emocionada, Zuleyka Rivera fue coronada por la ganadora de la anterior edición, la canadiense de origen ruso Natalie Glebova, que puso sobre su cabeza una diadema con 120 perlas y 800 diamantes valorada en 250.000 dólares.

Rivera fue durante toda la competición una de las favoritas y su traje regional, una capa decorada con motivos de la “isla del encanto” y con los colores de su bandera junto con un tocado en forma de águila, fue uno de los más comentados de la gala.

“Miss Puerto Rico” escogió para lucir en la final un vestido de noche en tonos blancos muy ajustado y con cola aunque con amplio escote y una apertura frontal a la altura de la rodilla.

Su belleza se vio equilibrada con su talento cuando esta joven explicó que su sueño de ser actriz le viene de que le llama la atención “el hecho de que los actores tengan que palpar en lo más profundo de su corazón para vivir diferentes experiencias”.

Rivera trasladará durante un año su residencia a Nueva York desde donde realizará todas las actividades propias de una “Miss Universo”.

Se estima que más de 600 millones de personas de 180 países presenciaron en directo el concurso, transmitido en inglés por cadena NBC y en español por Telemundo, que este año volvió a California, donde en 1952 se celebró por primera vez, con el triunfo de la finlandesa Armi Kuusela en Long Beach, junto a Los Angeles.