La CIDH luce despistada

La Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), un organismo de la OEA, se presenta un tanto despistada en cuanto al Proceso de Regularización de Extranjeros que se lleva a cabo en este país. De nuevo hace galas de su vocación por atacar a este país bajo cualquier pretexto que tenga que ver con inmigrantes haitianos. Aparenta ignorar los esfuerzos del Gobierno dominicano por definir el estatus migratorio de miles de haitianos que estaban aquí en una especie de limbo.

Ya una comisión de la OEA hizo comprobaciones sobre el respeto a los derechos humanos de los inmigrantes, y el organismo regional lo que ha recomendado es un diálogo entre nuestro país y Haití, a sabiendas de que el tema base, la regulación migratoria, es un asunto de soberanía nacional y, por tanto, innegociable. El respeto de los derechos de los inmigrantes haitianos por parte del Gobierno dominicano no es algo que a estas alturas esté en tela de juicio.

De modo que despierta suspicacia que la CIDH retome en estos tiempos un tema que ha quedado bien dilucidado, sobre la base de acciones concretas puestas en marcha para poner control sobre la migración con respeto absoluto de los derechos humanos. Es un despiste de la CIDH insistir en querer ser deliberante en una materia que solo es competencia del Estado dominicano.

EXPECTATIVAS POR EL PASO DE ERIKA

No es posible hacer pronósticos acerca de lo que vendrá como secuela del paso de Erika, pero algunas de las expectativas tejidas al paso de la tormenta han tenido que ver con la vulnerabilidad de mucha gente que vive en zonas de alto riesgo ante inundaciones y deslaves. En Dominica, por ejemplo, a la hora de escribir estas líneas se habían contado 27 personas muertas por efecto del paso de la tormenta. Está por verse si el campo nuboso que arrastra este fenómeno tendrá incidencia sobre la aguda sequía que nos azota.

Ha sido reconfortante ver la manera disciplinada en que los ciudadanos acogieron las medidas de prevención adoptadas por el Gobierno, y las recomendaciones e informaciones de los organismos competentes en situaciones como esta. Así fue ante Erika y así deberá de ser con lo que pueda venir.