LA COLUMNA DE HORACIO

Utilidad de la medianía en  las zonas tropicales
Lo absoluto, en muchos terrenos, puede resultar poco práctico aunque nunca falte algún obseso que odie las relatividades.

Un claro ejemplo lo dan los médicos. Hacen huelgas no exentas de simbolismo, pues de todos modos acuden a los hospitales con rigor de blanca vestidura, más presentables incluso para las fotos  que en otros momentos. Me dicen que si durante  la paralización llega algún paciente para consulta presentando un cuadro de tos y fiebre, le levantan el cartelón que dice paro. Pero si la expectoración es hemorrágica recibirá atenciones de emergencia. Le niegan el derecho a la salud pero tampoco le permiten  el de morirse en sus propias narices.

Si usted va a sacar una licencia para conducir vehículos de motor, en el 50% de los casos no se la van a expedir solo porque salga  bien en la práctica sobre el terreno. También tendrá que demostrar destreza en extraer la cartera para cerrar el examen con broche de oro.

Tarde en las noches, en las proximidades de la avenida San Martín con Ortega y Gasset se plantan unas “chicas” muy emperifolladas que evidentemente venden favores sexuales. No obstante, el rumor público me hace suponer que la tarifa que ofrecen debe estar reducida en un 50% porque su tal feminidad apenas  llega a la mitad, y desgraciadamente solo en la parte de sus cuerpos que va de la cintura a la cabeza.

De Zulú, el desyerbador de mi barriada, solo puedo decirles que sus siestas son usualmente tan largas, bajo el tupido follaje de los almendros, que en su régimen laboral  las jornadas siempre resultan parciales, no importa lo que proclame  el Foro Social Alternativo.

horacio@hoy.com