LA COLUMNA DE HORACIO

http://hoy.com.do/image/article/476/460x390/0/A4FC41EA-FD0F-417A-AB0D-48B87010377D.jpeg

Vistos los hechos, podría llegarse a la conclusión de que en verdad el Poder y la Política no desgastan a los hombres “por antigüedad en el servicio” sino que los engrosan epidérmicamente. Les produce un acorazamiento de alma y cuerpo. Por ejemplo: en estos días a los partidos no les ofendió tanto el que de ellos dijeran que hacían aumentar la corrupción que padecemos. Su pesar vino porque se proclamara que en el ranking sobre la materia  una  determinada organización  resultara peor que la otra ocupando el primer lugar. De inmediato reclamaron de manera implícita  ser colocados en un “honroso” segundo lugar.

Si es el Cardenal o cualquier otra autoridad moral la que se pronuncia y deplora con vehemencia que los políticos  en general son perjudiciales a la nación, todos asentirán, pero alegando individualmente ser la excepción a la regla. La paja en el ojo ajeno siempre existe. La  viga en el propio, jamás.

Cortos de vista, o  quizás de criterio, algunos funcionarios que en los mandos se añejan son los últimos  en enterarse  de que una cementera sería dañina;  o de que los haitianos se llevan masivamente para su país a los bosques dominicanos convertidos en carbón;  o de que el dengue cunde; o  de que no son dos ni tres las escuelas públicas  que se caen a pedazos.

La volubilidad es también un estilo que  en ocasiones seduce al espíritu de los que mandan. Algunos pretenden ser los primeros en denunciar con alarma tal o cual desmán de sus subalternos para minimizarlo en el siguiente capítulo de su discurrir. En el cambiante criterio oficial, un exceso policial puede ser calificado en determinado  momento de  desastroso y violatorio; para en el momento siguiente ser considerado un “ejercicio ordinario de legítima defensa”. Todo depende de la prisa  que embargue en querer sacar algunas  castañas del fuego.