La columna del Men (y 2)

El horrendo crimen de Stanley García Muñoz, creó un presagio con el secuestro del coronel Crowley.

Hablamos de la segunda parte de un hecho que aunque tiene comienzo y fin ha y que analizar la causa y su efecto, ya que hablamos del horrendo crimen de Stanley García Muñoz; ahora nos toca explicarle al pueblo y al mundo lo voraz del imperialismo americano en decadencia y también decíamos que en el primer país socialista de América, la hermana República de Cuba, Rusia le había condonado la deuda, y que los años 1906 y 1907 en una mesa redonda, un grupo de economistas cubanos decía que el imperio más feroz del mundo ya no puede apretar con los diez dedos de la mano, perdió el control del mundo, ya el comercio está en poder de la China Popular, pues la crisis se ha extendido entre Europa, Asia y otros territorios.

Ahora los amos del mundo, los norte americanos tienen como base el Tratado de Libre Comercio y el neoliberalismo, este último en bancarrota.

Como se ve, en nuestro pueblo se ha perdido el capital originario después del ajusticiamiento del tirano Trujillo; prueba de ello es el derrumbe de los ingenios azucareros del Estado, once en total. Así como varias empresas, la fábrica de cemento Pidoca, la Manicera, aceite Ámbar, sal y yeso, clavos Enriquillo, la textil, la Fa Doc, entre otras, agrupadas todas en el consorcio Corde. A raíz de la quiebra de los ingenios que producían el azúcar, los yanquis se inventaron un edulcorante hecho a base de maíz, que desplazó la gramínea, o sea la caña.

 

Podemos decir que ese dulce hecho a base de sirop de maíz rico en “fructosa”, ha puesto una cantidad de norteamericanos obesos y los consumidores de ese producto siguen cada día agravando su estado de salud, como nosotros aquí en la República Dominicana hemos perdido el capital originario. Prueba de ello es la economía informal que existe como resultado de la destrucción de los ingenios y las empresas estatales. Recordamos que cuando florecía el desarrollo de la industria azucarera en los años 1965 y 1966, después de la guerra de abril, el Movimiento Popular Dominicano (MPD) hizo un proceso de organizar a esos trabajadores con una red de militantes en la federación provincial de San Pedro de Macorís, pues en esa parte del país era que estaban concentrados la mayoría de los ingenios y por consiguiente el mayor número de obreros cañeros, pues fueron organizados por Foupsa Cesitrado y luego inscribiéndolo en la Secretaría de Trabajo o el Ministerio de Trabajo hoy esos trabajadores que dieron sus mejores años al servicio de esos ingenios dan pena, pues andan mendigando una pensioncita, mientras que el Estado tiene funcionarios que ganan alrededor de un millón y medio millón de sueldos.

Podemos ver también cómo están los hospitales, el desastre de la Barrick Gold en Cotuí dañando el medio ambiente, contaminando los ríos; y el poco aporte que les dan a esa comunidad por la explotación de sus recursos mineros. Pero hay más, los medios estratégicos están en manos del enemigo, el caso de los peajes, los aeropuertos, las telefónicas, así como otros medios de comunicaciones administrado por el capital internacional. Todo país en el mundo que ponga sus bienes bajo la tutela de extranjeros es un Estado fallido, porque se puede decir que en ese orden hemos caminado muchos años, lo que permite lo siguiente:

Un nuevo orden económico, político y social para acabar con este nuevo orden dañino.

¿Cuál debe ser ese nuevo orden en esta realidad de retroceso?

Cambiar por completo la Junta Central Electoral; una profunda reforma entre las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional; reafirmar el triunfo de Loma Miranda y Falconbridge; la lucha por los Derechos Humanos; modificación del Código Penal sobre la impunidad y el sicariato.