La comunicación en la Enfermedad de Alzheimer

La comunicación en la Enfermedad de Alzheimer

Cambios del lenguaje pueden ser el inicio del déficit cognitivo leve

Con el auspicio de la Asociación Dominicana de Alzheimer (ADA) y el respaldo de los laboratorios Baliarda y los doctores Mallén, se realizó una conferencia virtual «Webinar» con este título, impartida por la brillante gerontóloga-geriatra, la doctora Zeidy Parra Melo, egresada de la Universidad de La Habana y de la Universidad Cervantes de España.

En mi condición de médico asesor de la Asociación Dominicana de Alzheimer disfruté en grande la ponencia magistral de la talentosa doctora de los pacientes de la tercera edad.

El evento se inició con las palabras de bienvenida de parte del señor José Modesto quien preside la ADA, luego unas palabras de salutación de parte de la señora Noemí Medina, desde la Argentina, quien tutela la Alzheimer Iberoamericana, entidad que reúne todas las asociaciones de Alzheimer en la América hispana.

Es decir, que todos los juicios de este «conversatorio» son de la lúcida y culta dama que expuso. Desde que somos bebés tenemos un lenguaje, una manera de significar, es decir, lo que nos diferencia entre otras cosas es el poder comunicarnos.

El cerebro afectado por esta enfermedad se atrofia, se torna de menor tamaño y aparecen unas estructuras dañinas, que se llaman ovillos neurofibrilares y placas de amiloide. El cerebro es nuestro disco duro, es ahí donde se procesa y se sintetiza todo lo cognitivo (atención, memoria, autoconciencia, lenguaje, etc.). Por tanto, el lenguaje es uno de los aspectos que se ve afectado en la enfermedad.

Los trastornos del lenguaje constituyen una de las manifestaciones tempranas más prominentes de la Enfermedad de Alzheimer y se le puede considerar el trastorno cognitivo más frecuente después de los problemas amnésicos (de memoria).

Se presentan en el 40% de los casos en que aun los trastornos de la enfermedad son de ligeros a moderados y en el 100% de los casos de demencia severa. Ella puso el ejemplo de algo que se manifiesta temprano en estos casos de demencia y es la afasia nominal, que es la dificultad para nombrar todas las cosas, por ejemplo, un bolígrafo y usted dice que sirve para escribir, tiene tinta, pero no logra decir el nombre correcto, bolígrafo.

Los aspectos del lenguaje son de gran importancia y en ocasiones estos cambios pasan desapercibidos, principalmente en los inicios de la enfermedad, entonces es cuando decimos: «son cosas propias de la edad», «el abuelito está viejo por eso olvida algunas cosas y repite otras». Se presenta disminución de la fluencia del lenguaje, se hace un poquito más torpe su comunicación, más escaso su vocabulario usando menos palabras cada vez.

Hay problemas en la comprensión del lenguaje, dando la impresión de que no oyen bien y debemos repetirle las cosas, en otras ocasiones divagan al expresarse con pausas excesivas. Se presenta por igual una disminución de interés por la lectura, ni a los periódicos que antes leían le ponen atención.

En una segunda fase ya más avanzada, se presenta la no participación de las conversaciones en los grupos de familiares y amigos, inician el aislamiento. Pues ya está presente una dificultad para expresar sus pensamientos. La más de las veces la familia no lo nota, pues el paciente inteligente y educado mantiene su lenguaje social, sus buenos modales por más tiempo.

El objetivo de la rehabilitación del lenguaje, según la fase de la enfermedad. ¿Qué hacer para mejorar la comunicación con el paciente de Alzheimer? no mostrar enfado ni impaciencia, no menospreciar con burlas ni risas, manejar un tono de voz sereno y calmado, utilizar al máximo el lenguaje corporal, procurar ser un buen observador, valorar y corregir los déficits sensoriales que por edad coexisten (visuales, auditivos, etc.) En resumen, los cambios del lenguaje (el expresado y el comprendido) luego de los 60 años tienen gran importancia, pueden ser el inicio del déficit cognitivo leve, primer peldaño para la temida enfermedad de Alzheimer.

Es decir, que después de los 60, si su lenguaje empieza a cambiar, usted no encuentra las palabras rápidamente, hay poca retención y olvidos frecuentes, procure ayuda, los que manejamos el Alzheimer hoy podemos ayudar a que su deterioro mental sea escalonado y no en caída libre.

El cerebro afectado por esta enfermedad se atrofia, se torna de menor tamaño