La confianza es un bien rentable

Dos proyectos de inversión citados por el Presidente Leonel Fernández en su discurso más reciente son muestras convincentes de que la confianza es uno de los factores más rentables para la economía de un país.

De lo que se está hablando es de inversiones por US$3,100 millones, divididos en US$500 millones para la producción de etanol y electricidad a partir de la caña de azúcar por parte de dos firmas locales y US$2,600 millones para la explotación de oro en Cotuí, por parte de una firma extranjera. Se trata de la inversión más alta que se haya hecho en el país para solo dos proyectos, que  garantizarán más de 30 mil empleos directos y una importante activación económica en la región Este y la provincia Sánchez Ramírez.

 La confianza que despierta la estabilidad económica y monetaria, el crecimiento constante de la economía y las garantías jurídicas son los insumos que el Estado dominicano ha aportado para hacer lograr que los inversionistas de sumas tan respetables decidieran involucrarse en estos proyectos, uno de los cuales permitirá sustituir con etanol parte de los costosos derivados del petróleo, y el otro que permitirá aprovechar el repunte internacional de los precios del oro. Es un logro incuestionable de una gestión de Estado que ha sido exitosa en el manejo y estabilización de la economía. La confianza es, pues, una inversión de alta rentabilidad.

 

Reanimación del sector eléctrico

Hay razones para creer que el Presidente Leonel Fernández no anda lejos de la realidad cuando afirma que de ahora al 2012 estaría conjurado el problema del sector eléctrico. Ha habido una recuperación sostenida entre sus principales componentes. Las distribuidoras han mejorado su solvencia  ante los generadores y los abonados de sus servicios. Han mejorado las cobranzas y el suministro de energía es más estable.

Los apagones financieros, por falta de pago de los distribuidores a los generadores y de los usuarios a las distribuidoras, son ya un asunto para el recuerdo, una pesadilla del pasado. La conversión de plantas  ha hecho más eficiente y bajado los costos en esta parte del mercado. Hay énfasis en generar electricidad con el viento y mediante nuevas presas en construcción. Si proyectamos estos avances, veremos que nos encaminamos, como plantea el Presidente, hacia una recuperación en materia de electricidad. Y que así sea.