La correcta elección del colchón

Si hay algo a lo que tenemos que prestar atención a la hora de descansar es, sin duda, a nuestro colchón. De éste depende nuestro descanso y, en consecuencia, nuestra apariencia y capacidades físicas e intelectuales; puede llegar a influir en nuestro estado de ánimo e, incluso, puede hacer que una persona envejezca antes.

Por todo esto, debemos detener nuestra atención a la hora de escoger el colchón.

Es muy importante elegir adecuadamente tanto el material como la dureza del mismo. Asimismo, debemos tener en cuenta que no existe ningún colchón en el mercado que alivie los dolores de espalda, pero sí colchones que facilitan el descanso al mejorar la postura del cuerpo.

La mayoría de los expertos recomiendan, para un descanso óptimo, la utilización de un colchón cuya elasticidad sea mayor en unas zonas que en otras. De este modo, el colchón deberá ser más blando en aquellas zonas del cuerpo que sean más pesadas, como son los hombros o la pelvis, y más rígido en las zonas menos pesadas del cuerpo. Los extremos, en este caso, no son buenos ya que un colchón excesivamente duro provocará una tensión extrema en la espalda, y uno muy blando hará que la espalda cuelgue provocando la tensión de los músculos al buscar nuestro cuerpo su posición natural. Otro aspecto importante a la hora de elegir un colchón es la cobertura y el relleno del mismo. El colchón debe permitir una circulación adecuada de la humedad para que no nos despertemos empapados en sudor.

Por ello, debemos evitar los colchones de fibras artificiales por que, además de no permitir una transpiración correcta, se romperán prematuramente.

[b]La mejor elección[/b]

Existe en el mercado una gran variedad de tipos de colchones. La elección del más adecuado depende de cada persona. Los factores más influyentes en esta decisión son el confort, la frecuencia de uso y, especialmente, la cantidad económica que tenemos pensado invertir en la compra.

En la actualidad, los precios de los colchones varían mucho, y ello tiene que ver si son de fabricación nacional o importados, así como el material que utilice para su elaboración. El precio más bajo corresponde a los colchones compuestos por muelles y espumas, siendo los más caros los colchones de látex.