La crisis mundial y la gestión del presidente Fernández

La crisis mundial en el nuevo orden internacional está causando  efectos recesivos y tendencias deficitarias y financieras de graves consecuencias por doquier, mismas que pueden llevar al planeta y a países en particular a una situación jamás vivida en la historia de la humanidad, a las cuales el gobierno que preside el mandatario Leonel Fernández  está buscando salidas para que no interrumpa ni afecte el desarrollo social que el país ha venido incrementando en los últimos años.

El consenso de Washington, soporte primario del neoliberalismo se extinguió y  ha dado lugar al regreso del Estado en su papel de ente regulador de las economías, siempre tomando, aplicando medidas,  para reducir los posibles efectos en aquellas naciones donde los efectos directos y colaterales de esta pandemia financiera ocasione.

El país en los últimos gobiernos, inició un proceso de reformas estructurales y ajustes económicos, superando con creces la compleja crisis institucional, la descomposición social y el deterioro ético vivido en administraciones pasadas recientes, con lo cual se ha logrado paliar los efectos nocivos de la  corrupción y el aumento de los índices de criminalidad y de inseguridad ciudadana.

Nuestro país, al igual que otros en vías de desarrollo,  tiene debilidades por su dependencia en algunos factores externos pero íntimamente ligados a  nuestra economía doméstica y financiera, tales son los casos de las remesas, el turismo y otros. No obstante, se ha logrado una reducción en las importaciones  y se ha logrado mantener a flote el poder adquisitivo y la equitatividad financiera de cara a la moneda extranjera.

La llegada del nuevo gobierno del Presidente Leonel Fernández  ha retenido la confianza del pueblo en su gobierno. Éste, ha mantenido una gestión macro-económica exitosa, como también la ha sostenido en sus reformas estructurales hacia la modernización del Estado.  Ha equiparado  los niveles inflacionarios en cifras de un dígito y un crecimiento por encima del 5.3 %.

El apoyo a los productores, empresarios y sector privado con el sólido respaldo de   las reservas internacionales y las eficaces medidas aplicadas a las políticas públicas, al mismo sector privado  y a la sociedad en general sobre todo a los grupos más vulnerables, ha sido evidenciado por el manejo apropiado y exitoso de la macroeconomía.

Los proyectos sociales dirigidos a la clase media y a sectores empobrecidos están ayudando a reducir la extrema pobreza,  cumpliendo así, con los desafíos y meta de los Objetivos del Milenio, lo que ha resultado difícil mas no imposible, en una era sitiada por grandes cambios culturales y científicos del mundo entero.  Eran, tiempos estos, lamentablemente,  enclaustrados siempre dentro del contexto de la crisis económica mundial   provocada por el sector financiero e inmobiliario de los Estados Unidos.

En medio de todo este contexto, el gobierno del mandatario Fernández tendrá que disminuir la tendencia inflacionaria y recesiva, que afecta a la mayoría de los países afectados por la crisis.  Las reservas anunciadas por el Ejecutivo y el Banco Central indican que vamos en la dirección correcta, como podemos verlo con la creación de más y mejores empleos, mayores oportunidades de crecimiento y desarrollo social y la acertada decisión política y gerencial para conducir al país hacia la ruta del progreso, que será, incuestionablemente, el resultado eficaz del plan anti crisis del gobierno.