La decepción se apodera de los aficionados españoles en Río de Janeiro

españoles

Río de Janeiro.  La decepción inundó hoy las caras de los cerca de cincuenta aficionados españoles que se reunieron en la Casa de España de Río de Janeiro para ver el partido de su selección frente a Chile y que puso punto y final a la participación del conjunto entrenado por Vicente del Bosque en el Mundial de 2014.

La gran mayoría de los aficionados acudió a la Casa de España engalanado con las camisetas de la selección y disfrutó del partido con una cerveza y un pincho de tortilla hasta que, Eduardo Vargas, delantero chileno que este año jugó cedido en el Valencia, abrió el marcador y endureció los rostros de los hinchas españoles que disentían cabizbajos.

Con el segundo gol de los chilenos, el ambiente se llenó de resignación y desánimo ante el hecho de que España, una de los selecciones más potentes de los últimos años y que cuenta con su generación futbolística más brillante hasta el momento, sería eliminada del Mundial de Brasil dejando una mala imagen.

En la recta final del encuentro y con Vicente del Bosque moviendo el banquillo en busca de algo de frescura y de un revulsivo con el que lograr un resultado positivo, los aficionados españoles se revolvían en sus asientos ante cada ocasión de gol desperdiciada por “La Roja”.

“Hay que renovar el equipo”, afirmó José Luis Fernández, un aficionado español que lleva más de sesenta años viviendo en Brasil, y cuya opinión parecía compartir una buena parte de los presentes, que creen que el ciclo victorioso de la selección española ha llegado a su fin.

El centro de las críticas de los aficionados que creen que es necesaria una renovación en el combinado español son Iker Casillas, portero del Real Madrid y capitán de la selección española, y Xavi, centrocampista del Fútbol Club Barcelona que hoy no saltó al terreno de juego.

Otra crítica por parte de los aficionados estaba relacionada con la actitud del equipo. “Hay que inculcarles un poquito más de humildad y mucho más cuando están en el campo, eso es lo que les haría falta”, aseguró Ramón Rivas, un aficionado que se ha desplazado a Río de Janeiro para ver a su pareja y que estará de turismo en Brasil durante un mes.