La desigualdad mundial revive discurso izquierda/derecha EU

http://hoy.com.do/image/article/138/460x390/0/061F1186-452A-4A38-A809-2BA6C292A596.jpeg

John Plender
FT

Las elecciones presidenciales han mostrado hasta qué grado el clima ha cambiado. En busca de la nominación demócrata,  Hillary Clinton ha atacado a viva voz a las compañías de petróleo, medicamentos y aseguradoras de salud. Ha expresado graves reservas sobre el Tratado de Libre Comercio con Norteamérica, herencia vergonzosa de su esposo Bill, y se ha opuesto a la renovación de los cortes impositivos para los ricos. Barack Obama, quien ha hablado de desigualdad,  va un paso más allá en una plataforma similar solicitando que se levante el límite de los impuestos para el seguro social. Mucha de la vieja retórica izquierda/derecha está reapareciendo en esta campaña, llevándose consigo un fuerte toque de vuelta al viejo estilo de políticas de impuestos y gastos en el lado demócrata.

Mientras, el gobierno británico ha manejado inadecuadamente su intento  de extraer más impuestos de los extranjeros que residen en Reino Unido para propósitos de impuestos, enviando una señal no intencional de que el país ya no pone una alfombra de bienvenida a los inversionistas extranjeros. Envía una señal similar a los negocios con una reforma mal manejada de impuestos de ganancias de capital.

El cambio en el régimen impositivo, que  fue originalmente propuesto por los conservadores de oposición, cuyo líder David Cameron ha desconcertado a algunos de sus propios seguidores, al decir que quiere defender los grandes negocios y hacerlos más responsables. El tema subyacente era la necesidad de aumentar los impuestos en un estricto punto fiscal .

Las crecientes preocupaciones por la desigualdad han hecho eco en un grupo de negociantes del sector privado. Durante un evento de recaudación de fondos para la señora Clinton en diciembre, Warren Buffett, el hombre más rico del mundo y experto inversionista, expresó preocupación sobre la desigualdad de los ingresos y el sistema impositivo insuficientemente redistribuido, según informa la revista Forbes.

Pero el   golpe contra la desigualdad no está confinado a los países de habla inglesa. En Japón también crece un contragolpe político contra el libre flujo de capital global. El año pasado el gobierno expandió en todo el territorio de seguridad nacional su lista de sectores donde  las acciones de inversión extranjera de 10% en una compañía requieren sanciones regulatorias. El temor a los depredadores extranjeros, ya sea fondos soberanos extranjeros, fondos de cobertura o compañías internacionales, también ayuda a explicar lo que dijera recientemente Takao Kitabata, un alto funcionario del Ministerio de Economía, Comercio e Industria, de que las compañías deben ser capaces de escoger a sus accionistas porque  estos podían ser “avaros e irresponsables”. Mientras  tanto, el gobierno de Japón no ha hecho nada para evitar que un puñado de compañías adopten defensas que son “pastillas envenenadas” para evitar ser absorbidas por extranjeros.

1. Ejemplos

Hillary cuestiona incluso el Tratado de Libre Comercio con Norteamérica y critica que se beneficie a los ricos con los recortes en los impuestos, llevándose consigo un fuerte  toque de vuelta a  políticas de impuestos y gastos.

2.  Régimen impositivo

El cambio ha desconcertado a algunos de sus propios  seguidores.

Lo que ocurre en otros países

Otros países  presentan situaciones similares, pero no todos se ajustan a este patrón, aunque la reacción pública puede ser la misma. En Francia el presidente Nicolas Sarkozy fue muy criticado por su cercana relación con empresarios y negociantes ricos.  Él trata de buscar lo que en los estándares franceses es una política económica muy liberal que, si tiene éxito, podría aumentar la desigualdad. Su propuesta reciente de opciones de acciones impositivas puede llevar a políticas menos amistosas a nivel económico.

Lo que está claro en este Nuevo clima es que el proteccionismo es la mayor amenaza. Si los negocios no pueden encontrar la forma de hacer un giro en cuanto a los pagos excesivos, su legitimidad será cuestionada y las políticas de sacar más impuestos del sector corporativo lucirán todavía más necesarias. La redistribución amenazará más la agenda política y un contragolpe regulatorio a la crisis de     crédito puede ser más extremo y mal visto de lo que sería, al verse como un eco de la experiencia de los años treinta, posteriores al acta Enron Sarbanes-Oxley Act.

Si los mercados han detectado este cambio de marea es debatible.

Hasta que los países de habla inglesa  dejen la crisis de crédito y vivienda atrás, será imposible decir cuánto ha cambiado el clima y si este cambio es transitorio o algo peor. Pero el cambio es real.

Coste de retraso  Boeing  $4 mil millones

Los retrasos en los vuelos de aviones rara vez son causa de alegría. Pero la última postergación del  Dreamliner 787 de Boeing incitó a las acciones a saltar un 6%.

¿Se restauró la confianza? No exactamente. Las acciones de Boeing ya habían tomado un rumbo descendente a mediados de marzo cuando su cliente más grande, International Lease Finance Corp, provocó dudas acerca del momento para el que está programado el Dreamliner. Yendo a la actualización de esta semana, la administración de Boeing tomó una decisión de mal gusto. Podría haber tomado una postura agresiva. Se arriesgó a ser recibido con absoluto escepticismo.

Al final, Boeing optó por tener precaución. La primera entrega ha sido cambiada de nuevo a seis meses más, incluyendo flexibilidad, libertad de movimiento adicional para tratar cualquier asunto que pueda surgir. Eso reducirá las entregas del avión para 2009 de la cifra original, que eran 112, a solo 25. Fue lo más sensato que se podía hacer. Y dieron más detalles sobre el progreso del proyecto. Sólo queda 15% de los componentes de prueba del 787 por hacer, lo que podría evitar que surjan  fallos adicionales.

Visión pesimista de EU  tiene tiene ramificaciones

La columna de Lex.   “El golpe más grande desde la Gran Depresión”.

Esta fue la interpretación alegre que el Fondo Monetario Internacional dio en su informe del miércoles de de la apresente semana de lo que que pasa en la economía mundial.

Por consiguiente, sus pronósticos de crecimiento han sido revisados y reducidos bruscamente.

En Estados Unidos, donde justo hace 12 meses se esperaba que la economía se ampliara  casi 3%, se predice que el crecimiento estará a duras penas en territorio positivo este año y el próximo.

El FMI es más optimista acerca de la elasticidad de la economía global comparada con los años treinta – para el año 2010 Estados Unidos estará creciendo por “encima del potencial” y para el año 2013 la economía mundial estará creciendo más rápido que en cualquier otro momento de esta década. Pero su visión pesimista de Estados Unidos a corto plazo tiene ramificaciones alrededor el mundo, especialmente en Europa.

 De hecho, el FMI anticipa que después de Estados Unidos, será Reino Unido donde se dará la mayor desaceleración.

La corrección sostenida del mercado inmobiliario que pronostica el FMI en Estados Unidos y Reino Unido es el principal factor que subyace en su pesimismo.

Y en Reino Unido, la baja ahora clara en el mercado inmobiliario, que el FMI cree que está  sobrevalorado por el 30%, no es el único viento en contra: el más británico de los problemas, la “estaflación” (mezcla de estancamiento e inflación), parece más problema potencial en Reino Unido que al otro lado del océano. 

VERSIÓN AL ESPAÑOL DE MIRIAM VELIZ