La esencia antidemocrática de una “cumbre de democracias”

La esencia antidemocrática de una “cumbre de democracias”

EDUARDO KLINGER PEVIDA.

Harán una cumbre con gran algarabía y sus conclusiones se evaporarán. “Democracia, significa “poder del pueblo”. ¿Es cierto en la inmensa mayoría de los países democráticos? Hace años un taxista me dijo una definición sorprendente: “los pavos son como los pobres” y aclaró: “de los pavos se acuerdan en noche buena y de los pobres en elecciones”.

¿No es práctica generalizada en casi todo el mundo? Hasta en EEUU los políticos se retratan cargando niños, dando comida a indigentes, hasta que pasan las elecciones. Un país que se jacta de “gran democracia” con más de 40 millones fuera del padrón porque no tienen donde vivir.

Es democracia “perfecta” pero generalmente vota alrededor del 50%. ¿Por qué será que no se sienten comprometidos con la democracia? La excepción fue ésta última elección por la gran polarización. En América Latina estudios y encuestas muestran gran desengaño con la democracia.

El problema fundamental es que la pobreza no les permite identificarse con el “poder”. Se palabrea mucho sobre promover democracias “participativas e inclusivas” pero en el modelo actual no parece haber espacio para ello. Ahora los “valores democráticos” han devenido en instrumento geopolítico de exclusión internacional y confrontación.

Olvidan que democracia es igualmente tolerancia y diversidad; guste o no guste, si eres demócrata tienes que aceptar diferencias aunque difieras. Sino es simplemente autocracia. El sistema político estadounidense tiene muchos problemas que resolver para pretender vender recetas de perfección. Son problemas de EEUU.

Quieren implantarle su modelo a China. Éste país se ha transformado extraordinariamente a su ritmo y acorde a sus objetivos y sigue cambiando. Problemas de China.

La dinámica y formas las define ella, imposible se las imponga nadie. Hoy, la mayor parte de su economía no está sometida a planificación centralizada como le reclamaban años ha. Beijing se ha apropiado del mercado como instrumento también del socialismo, y no solo del capitalismo, y su éxito ofende en algunas capitales.

China se ha abierto al mundo. Envía cientos de miles de jóvenes a estudiar en universidades norteamericanas. ¿La “democracia” estadounidense podría hacer lo inverso? No quieren una China rica y poderosa; pero no hay alternativa en democracia.

En su incansable y ridículo afán de desprestigiar a Beijing, queriendo acorralarla, promueven una “cumbre democrática” fuera de ONU para invitar a quienes puedan hacerle coro pero con la increíble presencia de monarquías absolutas que no tienen nada de democracia pero, algunas, son buenos aliados. Con bombos y platillos publicarán declaraciones que después tendrán que archivar porque para buena parte del mundo resultarán palabras vacías.

Posible inviten a Taiwán para seguir empujándola hacia la locura de proclamar la independencia para ofender a China provocando una guerra inevitable de la que responsabilizarán a Beijing. Sería bueno que los chinos de Taiwán no equivoquen las señas.

EEUU se fue de Vietnam y ahora de Irak y Afganistán. ¿De verdad creen que EEUU va a pelear una guerra destructiva contra una potencia nuclear? Bien hará Washington en respetar las 3 declaraciones conjuntas firmadas con China y no jugar a la guerra. Necesitan “expertos” en tratar con China y dejarse de vocinglerías.

Más leídas