- Publicidad -
Vie 18 de junio del 2021
27.6 C
Santo Domingo
Inicio Opinión La ética del merenguero

La ética del merenguero

- Publicidad -

Privando en “tíguere”, e instalándose como un pachá en la degradada atmósfera de la sociedad dominicana, el merenguero Sergio Vargas nos restregó su ética: “Todo el que pueda buscarse sus cuartos en esta sociedad, que los busque (… ). El fin justifica los medios”- exclamó. Pocas gentes dan en público un portazo tan rotundo a los valores, y se reconocen en la conciencia del culpable y en la del desdichado; porque no es más que un desdichado quien recomienda la ausencia de virtud en la búsqueda del triunfo, y porque desde Aristóteles, para la ética, no toda forma de triunfar vale.

En estos días está circulando un pequeño libro del reconocido filósofo español Fernando Savater, titulado “Invitación a la ética”, y copiaré su breve y sustancial definición: “Llamo ética a la convicción revolucionaria y a la vez tradicionalmente humana de que no todo vale por igual, de que hay razones para preferir un tipo de actuación a otros, de que esas razones surgen precisamente de un núcleo no trascendente sino inmanente al hombre y situado más allá del ámbito que la pura razón cubre”. Exactamente todo lo contrario de lo que el arrogante merenguero recomienda se haga en la sociedad dominicana, porque puede que exista una enorme disparidad de criterios respecto de la razón moral, pero eso que Savater dice que “está situado más allá del ámbito que la pura razón cubre” se llama valores, y a una sociedad le es imposible vivir sin valores. Los valores conforman la expresión concentrada de las relaciones sociales, y actúan como normas, como cemento invisible, de la actividad práctico social de los hombres y las mujeres a lo largo de la historia. Cuando la escala de valores se sume en una elasticidad tan permisiva e inmoral como la que proclamó el merenguero Sergio Vargas se prostituye el orden de las relaciones sociales.

La corrupción, por ejemplo, es un antivalor. Está opuesta a la honradez, a la honestidad, a la responsabilidad, a la solidaridad, etc. Por lo tanto, no debería valer por igual ser corrupto a ser honesto, solidario, honrado. Los valores son también un reconocimiento del otro, nos empujan a la convicción revolucionaria de que nos habla Fernando Savater cuando establece que en la interactuación social “no todo vale por igual”, y de que “hay razones para preferir un tipo de actuación a otros”. La corrupción no es algo natural, no define la condición genética del dominicano, no está cifrada en la biología particular del ser nacional, no tiene nada que ver con ser blanco, negro o mulato. La corrupción es una práctica, un modo de “hacer” de quienes nos han dirigido. Pero como se ha reiterado una y otra vez históricamente hablando, y se legitima en la impunidad; fenomenológicamente se describe como algo “natural” y “propio del dominicano”. Quienes asumen como naturales las prácticas repetidas de abandono de la escala de valores degradan la convivencia civilizada. Yo no aspiro a que las ínfulas y el engreimiento del cantante de merengue comprendan esta zozobra abstracta de luchar por valores, sobre todo porque él sabe muy bien cómo se corta el bacalao en la República Dominicana; aunque espero que sus recomendaciones no influyan en quienes pudieran admirarlo como artista. La corrupción se ha ganado su propio derecho a estar presente en la subvertida forma de razonar la práctica política en nuestro país, y son pocos los “líderes” que se han sustraído del embrujo de la concepción patrimonial del Estado.

Casi todos los filósofos que han tratado el problema de la ética dicen que los valores brotan del querer. Porque el ser humano es una creación social inacabada, y no es lo que debería ser, sino lo que es. El propio Fernando Savater explica, en el libro que ya hemos citado, que “partir del querer del hombre significa que éste no está dado de una vez por todas, no se configura como una naturaleza definida desde la necesidad de modo plenamente acabado, sino como un hacer que se abre a lo posible desde la libertad en cada decisión”. Por eso, cualquier discurso ético no puede presentar una descripción exterior de la conducta humana, sino que debe proponer un ideal. Pero un ideal enteramente realizable, no un sueño impotente que anhela lo imposible. Nuestro querer es vivir en una sociedad empinada sobre un régimen de consecuencias. Y eso es posible. Como derrotar la ética del merenguero, también es posible.

 

- Publicidad -

La Pregunta de Hoy

¿Qué le pareció la celebración de los Premios Soberano?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Santo Domingo
muy nuboso
27.6 ° C
27.8 °
26.8 °
82 %
0.9kmh
72 %
Sáb
30 °
Dom
30 °
Lun
30 °
Mar
31 °
Mié
26 °

Manténgase conectado

- Publicidad -
- Publicidad -

8 Comentarios

  1. El PLD se nos vendió en un principio como el modelo de compromiso político contra el aprovechamiento descarnado del poder. Luego, ya en el poder, los discípulos del profesor se dan cuenta que la corrupción no es tan mala si nos permite hacernos ricos sin consecuencias, y tenemos miles de ejemplos. Ya se trata de una ideología defendida abiertamente. El pronuncimiento de Sergio Vargas de «sálvese quien pueda» es simplemente un ejemplo…

    • Pero siguen votando por ellos, por diputados y senadores impermeables a lo que es nacional, «servirse a traves del partido no es servir al pueblo», ese partido fomenta los anti-valores

  2. Era un merengue muy pimentoso y contagioso cuyo título es ¡Qué bueno está este país! Ya tenemos un merenguero de extracción popular que tiene su ética y que sabe conceptualizar, a su manera, y dentro de los límites de su conciencia. Ha utilizado el merenguero, SV, su derecho a expresarse libremente para que todos los dominicanos le conozcan ya no solo como merenguero, sino como pensador. ¡Qué bueno está este país!

  3. Estoy seguro que el Maestro de música Dominicana Dionis Fernández se debe sentir «Orgulloso» de Sergio Vargas de la misma manera que El profesor Juan Bosch se sentiría «Orgulloso» de Félix Bautista.

  4. Excelente este artículo, digno de una mente brillante como la del distinguido autor, que deja de lado el asunto de Leonel esto o Leonel lo otro, y se centra en establecer que es un problema nacional, que no se trata específicamente de este o de aquel político, sino que es parte de un estado de comprensión del manejo de los gobiernos, que se sustenta en que adoptamos un régimen politico en que en teoría los poderes públicos son independientes, cosa que siempre ha sido una ficción, que amerita ser resuelto de raíz, porque no es cambiando personas que se va resolver, ya que está probado y requeteprobado, que en tanto el presidente sea un rey sin corona, no hay modo de evitar que un anillo lo cerque. Es que el sistema presidencialista arrastra los males de la monarquía, por eso el deber de los hombres pensantes, como Andres L. Matero, no es envolverse en las diatribas política de los unos contra los otros, los buenos contra los malos, sino en propiciar un cambio de nuestra estructuras políticas institucionales de manera que gradualmente nos acerquemos a un desarrollo institucional en que los pareceres y criterios unipersonales no sean los que gobiernen, que se erradique definitivamente el lema: «Lo que diga sotano es lo que va».

  5. lo que acabo de pasar con el flamante merenguero que aveces priva en serio y hombre de dignidad, incluso eso el à vendido en su humilde pueblo que lo llevo ala camara de diputado, aunque el ala franca à demostrado ser un politico del monton de esos que viven del candidato mas popular ell inmediatamente se arrima al palo y asi estar en el ambiente politico con facilidades personales,, incluso el quiso desmentir en otro medio la metida de pata que dio de esos devoldamientos de su corazon, y automaticamente todo los ciudadanos que lo escucharon y algun dia veran ese video, podran confirmar que sergio vargas actuo como un aprovechador dela politica, buscando ponerse donde felix baurista lo vea,, pero achicharandoce con el pueblo dominicano, y si felix bautista es demantelado y llevado à juicio entonces sergio llorara lagrimas de sangre,, incluso con esas declaraciones en contra del pueblo sin el percatarce, en esta sociedad el que se pueda buscarce sus cuartos que lo busque como sea, esa expresiones de sergio vargas son de las peores expresadas por un politico publicamente,, en contra de un pueblo exijiendo aumento de salarios para sus obreros, y el saltar con esa diablura, hummmm, tendra que arrodillarce ante el pueblo dominicano, y de todas manera quedara muy mal parado como hombre de confianza, si por casualidad el tenia aspiraciones politicas,

  6. Es que hay que entenderlo asi, el PLD se ha convertido en un PRD-PRM-PRCS cualquiera, con el perdon de algunos peledeistas serios.

  7. No se en que contexto, Sergio dijo lo que ha meritado un articulo, salido de uno de los mejores prosista de todos los tiempos entre los Dominicanos, como lo es nuestro maestro L Mateo. Y, como este articulo, brillante ha sido, al igual que casi todo lo que sale del maestro L Mateo, solo se circunscribe a unas palabras sueltas, dicha por ´´El negrito de Villa´´, pero que, nuestro maestro precede con un condicionante incriminatorio que da inicio al primer párrafo,´´Privando en tigere, e instalándose como un pacha en la degradada atmósfera de la sociedad dominicana, el merengero Sergio Vargas nos restregó su ética´´ sin el profesor asomarnos, en que circunstancia Sergio esparció esta perla. Porque digo esto, pues porque, cuando nuestro erudito profesor nos dice ´´el merengero Sergio Vargas nos restrego su etica´´. Veamos ´´Su etica´´, esta palabra suelta, nos condiciona a que el perfil historico etico de Sergio, es como nuestro profesor finamente analisa la etica a partir de Savater. pero por favor no, profesor. Sergio no ha sido, historicamente este analisis, que es tan cierto como preciso, sobre la etica generica, no la etica inmanente de Sergio, estos no son los valores que brotan del querer de sergio, profesor. Sergio es el unico merengero de su generacionj que queda en pie, los demaqs solo queda el solar devastado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here