La frecuencia de desastres relacionados con el clima está en claro aumento      

desastres

Ginebra. La frecuencia de los desastres relacionados con el clima está aumentando sin ninguna duda, pues en los últimos veinte años se han cobrado un promedio anual de 30.000 vidas y causado más de 4.000 millones de heridos o damnificados, según un informe publicado hoy por un organismo especializado de la ONU.

Los desastres atribuidos cada año a fenómenos climáticos han sido 335 en promedio, lo que representa un 14 % más que en el decenio anterior y el doble que en el periodo 1985-1995.   Estas informaciones se apoyan en las estadísticas del Centro de Investigación sobre la Epidemiología de los Desastres (CRED), una entidad científica que recolecta y analiza esa información a escala mundial.

“Los países más pobres son los más afectados por el impacto económico de los desastres, tanto en relación al tamaño de sus economías como de sus poblaciones”, declaró la responsable de la Oficina de Naciones Unidas para la Reducción de Desastres, Margareta Wahlstrom.   Las evidencias permiten anticipar que los desastres vinculados al clima “aumentarán con el tiempo”, comentó la experta al presentar el informe como antesala de la cumbre mundial sobre el cambio climático (COP21) que empezará dentro de una semana en París.

El organismo de la ONU considera que esa cumbre -centrada en conseguir compromisos de los países para una reducción de las emisiones nocivas- puede ser crucial a largo plazo para aminorar los daños y pérdidas humanas causados por los desastres, cuya intensidad y efectos aumentan con el calentamiento del planeta.   Según el estudio presentado hoy, el 90 % de los desastres naturales están relacionados con el clima, mientras que el 10 % restante son de origen geofísico (terremotos, erupciones volcánicas y deslizamientos de tierra).

Del primer grupo, los más mortíferos y de efectos más graves son las inundaciones y las sequías, causantes del 80 % de las víctimas y que son predominantes tanto en regiones de países ricos como pobres.