La Gallup se asustó

Cuando en la pasada entrega de la encuesta Gallup se reflejó que el presidente reeleccionista Danilo Medina bajaba y que el candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno, licenciado Luis Abinader, subía y la dirigencia alta del Comando de Campaña del PLD convocó apresuradamente una rueda de prensa, profiriendo unas declaraciones amenazantes contra la empresa encuestadora, parece que la Gallup cogió miedo, y se rajó. Y acomodó.
¿Por qué? ¿Qué ha hecho el Gobierno del presidente reeleccionista Danilo Medina para subir 9 puntos desde esa fecha hacia acá? Nada para mejorar las condiciones de vida de los dominicanos.
Pero además, ¿Podrán mil 200 muestras a nivel nacional reflejar las intenciones de votación de más de seis millones de personas que contiene el padrón de la Junta Central Electoral?
Sin embargo, contrario a poder mejorar su posicionamiento, Danilo Medina debe haber bajado varios puntos más, ya que antes de esta encuesta, se destapó el escándalo de Joao Santana, el principal asesor de campaña de Medina, quien se vio precisado a salir raudo y veloz hacía Brasil a enfrentar serias acusaciones de corrupción, en cuyo caso se menciona a la República Dominicana como uno de los países beneficiados con las acciones del señor Santana.
¿Podrá el pueblo dominicano votar por un hombre que aún con los precios más bajos nunca alcanzados por el petróleo, mantiene los derivados del crudo a precios inalcanzables?
Además, un hombre que dijo en su discurso de toma de posesión que actuaría en los casos e corrupción administrativa sólo por el rumor público y permitió que el procurador general de la República, doctor Francisco Domínguez Brito, dejara desvanecer el proceso de corrupción contra el ingeniero Félix Bautista, de quien se dice que cuando llegó al gobierno presentó una declaración jurada de bienes ascendente a 500 mil pesos, y ahora exhibe una fortuna de más de 26 mil millones de pesos.
Asimismo, debe latir en las sienes de los dominicanos la expresión del presidente Medina cuando manifestó que para optar por la reelección “había que tragarse un tiburón podrido y ni eructar”.
El gobierno de Danilo Medina se mantiene en base a su propaganda mediática, ya que según los informes, está gastando unos 14 millones de pesos diarios en publicidad, aparte de los cientos de millones mensuales que se destinan a pagar comunicadores y periodistas bocinas del Gobierno. La encuestadora Gallup tendrá que precisar bien sus datos, ya que la población votante, calladamente, podría hacerla quedar muy mal parada el 15 de mayo próximo.