La generación eléctrica disminuye

http://hoy.com.do/image/article/106/460x390/0/A56523F3-AB45-41B0-BC19-203E1DF6496A.jpeg

POR BERNARDO CASTELLANOS
La energía neta generada durante los primeros veintiún (21) meses de la actual gobierno, período septiembre 2004-mayo 2006, es inferior en un 3.06% a la energía generada durante los últimos veintiún (21) meses del gobierno pasado, período noviembre 2002-Julio 2004, a pesar de que en el mes de mayo del presente año con motivo de las elecciones congresionales y municipales, se produjo la mayor generación neta de electricidad de la presente gestión alcanzando unos 951.85 Gwh, según las cifras oficiales publicadas por el Organismo Coordinador del Sistema Eléctrico Nacional Interconectado (OC).

En el período septiembre 2004-mayo 2006, el promedio de energía neta mensual generada fue de 806.45 Gwh, mientras que para el período noviembre 2002-julio 2004, el promedio mensual de energía generada ascendió a 831.89 Gwh, según las cifras oficiales del OC.

Esta disminución en la generación neta de electricidad coincide con un aumento en la demanda entre un 10% y 15% con relación al período noviembre 2002-julio 2004.

Esta disminución en la generación unido al aumento de la demanda, es la explicación del por qué aumentan las quejas en la población por el incremento de los apagones en intensidad y frecuencia, a pesar de que las autoridades tratan de desconocer esta realidad pretendiendo tapar el sol con un dedo, produciendo declaraciones de que la generación está satisfaciendo el 84% de la demanda estimada, situando el déficit en el suministro de electricidad a la población en tan sólo un 16% ( www.clavedigital.com.do/Noticias/Articulo.asp?Id_Articulo=10938 ).

A principios del 2005, las autoridades del sector eléctrico informaron que para finales del 2006 o principios del 2007, la población comenzaría a experimentar una mejoría en el suministro de electricidad.

Recientemente y como consecuencia de uno de los tantos seminarios que se han celebrado en la presente gestión sobre la problemática del sector eléctrico, se anunció que la solución definitiva del problema eléctrico ocurrirá en el 2008 ya que el gobierno cuenta con un plan integrado y coherente para solucionar ese flagelo que tanto castiga a la población.

Hasta la fecha las autoridades no han hecho del conocimiento público el famoso plan integral para resolver de manera definitiva el problema eléctrico de la República Dominicana, que tantas veces han anunciado, por lo que el mismo se ha convertido en el secreto mejor guardado de la República Dominicana.

Ante la falta de información oficial sobre los alcances y detalles del famoso plan integral  de recuperación del sector eléctrico, uno se atrevería a pensar que por lo menos el mismo debería incluir como mínimo los siguientes aspectos:

Reducción de pérdidas de las distribuidoras

En Septiembre del 2005 el gobierno le entregó la administración de las estatales Empresas Distribuidoras de Electricidad del Norte y del Sur (Edenorte y Edesur), a una serie de técnicos extranjeros, bajo la premisa de introducir mejoras administrativas y tecnológicas en dichas empresas que supuestamente los dominicanos eran incapaces de obtener, con el objetivo de hacerlas eficientes y llevar las perdidas de las mismas a estándares internacionales.

 Esta decisión se toma a pesar de que en el 2004, Edesur administrada totalmente por técnicos dominicanos ( 7.5 meses por el gobierno pasado y 4.5 meses por el actual gobierno), obtuvo beneficios por primera vez en su historia por unos RD$200 millones, lo que le permitió repartir parte de esos beneficios entre todos sus empleados, hecho que nunca ocurrió   mientras dicha empresa era administrada por Unión Fenosa.

¿Cuál ha sido el resultado de la contratación de los técnicos extranjeros con altos salarios en dólares y con dietas en pesos que les cubren todos los gastos locales? Según un reportaje aparecido en el periódico Hoy en fecha 15 de Enero del 2006 ( www.hoy.com.do/app/article.aspx?id=61793), en la entrevista realizada al administrador extranjero de Edesur, se muestra un gráfico de la evolución de los ingresos de la Edesur durante el 2005. En dicho gráfico se puede apreciar de una manera clara y sin lugar a dudas, cómo los cobros comienzan a descender en Edesur a partir de octubre del 2005, fecha en que los extranjeros asumen el control de dicha empresa.

Recientemente salieron dos reportajes en Diario Libre, el primero en fecha 16 de junio ( www.diariolibre.com/app/article.aspx?id=69465), en el cual la representante del Banco Mundial en el país declaraba que el primer desembolso de US$50 millones del préstamo de Banco Mundial por US$150 millones, aprobado por el Congreso el 10 de mayo del 2005, no se había podido realizar debido a la incapacidad de las distribuidoras en mejorar las pérdidas a los niveles acordados. En un segundo reportaje aparecido en fecha 23 de junio www.diariolibre.com/app/article.aspx?id=70183), el cual hace referencia a un informe al que tuvo acceso Diario Libre, se informa de la incapacidad de las distribuidoras en cumplir con las metas acordadas de reducción de pérdidas, a pesar de la colocación de administradores extranjeros.

En conclusión, a diez (10) meses de estar administrando las distribuidoras, los técnicos extranjeros, quienes se suponían poseían mejor preparación técnica y administrativa que los dominicanos, han demostrado con los hechos que las premisas que sirvieron de sustento para su contratación no se han cumplido ni siquiera mínimamente, encontrándose hoy en día las distribuidoras en una situación de déficit peor a cuando dichas empresas eran administradas por los dominicanos, con lo cual se ha impedido que el país reciba el primer desembolso de US$50 millones del préstamo del Banco Mundial, a pesar de que dicho préstamo ya tiene trece (13) meses de haber sido aprobado por el Congreso, la

renegociación de los contratos de compra de energía entre generadores y distribuidores y de los contratos IPP que posee la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE) con Smith and Enron y Cogentrix.

Desde el primer día del actual gobierno, en el discurso de toma de posesión, el Presidente de la República anuncio al país la intención del gobierno de renegociar todos los contratos suscritos por las distribuidoras y la CDEEE con los generadores.

Posteriormente, por lo menos en dos ocasiones, mediante los correspondientes decretos, se crearon sendas comisiones cuya principal responsabilidad era la renegociación de los famosos contratos suscritos con los generadores.

Hasta la fecha dichas comisiones no han obtenido ningún avance significativo en la tarea asignada, a pesar de que se dice que ese es el principal problema que tiene el sector eléctrico.

 Daría la impresión que todavía no han presentado a los generadores ninguna propuesta en firme como punto de partida para iniciar la renegociación de los contratos.

Esta actitud contrasta con la asumida por el gobierno pasado, cuando antes de finalizar su primer año de gestión, ya había renegociado todos los contratos de compra y venta de energía firmados entre generadores y distribuidores durante el proceso de capitalización, renegociación que produjo una rebaja en el precio de compra de la energía de las distribuidoras a las generadoras de un 41%, según los datos aportados en una presentación realizada por la empresa Egehaina ante la Cámara Americana de Comercio en abril 2006.

 Esta rebaja de un 41% en el precio de compra de energía de las distribuidoras a los generadores con relación a los contratos de la capitalización firmados en 1998, representó unos US$300 millones en tres años de economía para las distribuidoras, según los datos presentados por la empresa AES Dominicana en una exposición ante el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Washington, el 19 de diciembre del 2004. Adicionalmente en el gobierno pasado se logro liberar a la CDEEE de los contratos IPP deficitarios que dicha empresa había firmado con Dominican Power Partners (DPP), Seaboard, Compañía de Electricidad de Puerto Plata (CEPP), los cuales le ocasionaban pérdidas millonaria a la CDEEE y al Estado superiores a los US$5 millones mensuales, ya que la CDEEE compraba la energía a esas empresas a un precio sustancialmente mas caro del precio a que vendía la misma energía a las distribuidoras.

Las actuales autoridades han puesto especial énfasis en indicar que la solución a los altos costos que existen en la actualidad en la tarifa eléctrica, será una realidad con la entrada de las famosas plantas a carbón.

Recientemente se ha anunciado el inicio de la construcción de dichas plantas para el mes de julio, a pesar de que existen varios aspectos contractuales relacionados con fianzas, terrenos y la línea de interconexión, los cuales no han sido cumplidos por ninguna de las partes. Adicionalmente el gobierno ha iniciado la construcción de una serie de obras como son la central hidroeléctrica de Pinalito por un monto de unos US$131 millones, un proyecto que incluye la construcción de las minicentrales hidroeléctricas de Las Barías (la turbina y generador fueron adquiridos en el gobierno pasado), Magueyal, Brazo Derecho, la ampliación de la central hidroeléctrica Hatillo y la rehabilitación de la central hidroeléctrica Las Damas por un monto de unos US$64 millones, la construcción del segundo anillo de la ciudad de Santo Domingo por un monto de unos US$20 millones y la construcción de la Autopista Eléctrica Santo Domingo-Santiago a 345 Kv. por un monto de unos US$130 millones, proyecto de subestaciones móviles por un monto de unos US$7 millones, todos proyectos cuyos contratos de ejecución fueron firmados por la pasada gestión gubernamental y aprobados por el Congreso a finales de enero del 2004, con la oposición de la totalidad de los legisladores del hoy partido oficial.

Si la construcción de las obras antes mencionadas, con una inversión total de un unos US$352 millones hubiera dependido de la voluntad y decisión política de las actuales autoridades, las mismas hoy no se estuvieran construyendo.

Es preciso señalar que la construcción de la Autopista Eléctrica Santo Domingo-Santiago presenta unos dos años de retraso en su ejecución, ya que la misma pudo haberse iniciado para la misma fecha que se inició la construcción de la central hidroeléctrica Pinalito, a finales del 2004, con lo cual hoy en día hubiera estado en fase de terminación y no como se encuentra a punto de comenzar. Recientemente se dio inicio a la construcción de la central hidroeléctrica Palomino, con una inversión estimada de unos US$225 millones, sin incluir los costos de la supervisión, de cuyo monto el Congreso aprobó el 8 de diciembre del 2005 ( www.diariolibre.com/app/article.aspx?id=51561) un préstamo comercial  a cinco años por US$15 millones para la realización de los estudios geológicos, ambientales diseños y de ingeniería, habiendo aprobado el gobierno de Brasil en abril del 2006 ( www.diariolibre.com/app/article.aspx?id=63388) un financiamiento del tipo crédito exportador por unos US$81.3 millones adicionales para el suministro de bienes y servicios procedentes de Brasil, el cual todavía no ha sido aprobado por el Congreso, quedando pendiente por definir la fuente, según las cifras anunciadas de donde provendrían por lo menos unos US$130 millones que serían necesarios para la construcción de ese Proyecto.

 La experiencia indica, que en tan solo seis (6) meses es muy difícil poder concluir los estudios geológicos, ambientales, diseños y de ingeniería de un proyecto de la magnitud de Palomino.

 Los logros que pueden exhibir las actuales autoridades del sector eléctrico en veintiún (21) meses de gestión son, además de una cantidad interminable de reuniones, seminarios, encuentros, simposios, foros, de la creación de varias comisiones que hasta la fecha han resultado infructuosas y de la presencia de varios consultores y expertos internacionales, es menos generación de energía que hace dos años, apagones más largos, intensos y frecuentes, un aumento exagerado del subsidio al sector eléctrico situándose en el 2005 en US$600 millones, cuando en el 2004 fue de unos US$200 millones y con una proyección para el 2006 de alrededor de US$800 millones y una mayor tarifa eléctrica al pasar la residencial y comercial máxima que en agosto del 2004 era de unos US$0.16/Kwh. (Resolución SIE-50-2004), a unos US$0.26/Kwh. (residencial) y   a unos .US$0.28/Kwh. (comercial), en mayo 2006 (Resolución SIE-17-2006), para un incremento entre un 62.5% a un 75%.

Este aumento de la tarifa máxima entre agosto del 2004 y mayo del 2006  es superior en un 44% al incremento en las cobranzas que han experimentado las distribuidoras para el mismo período, al pasar dichos cobros de unos US$50 millones en agosto del 2004 a unos US$76 millones en mayo del 2006, lo que representa un aumento de 52%, de acuerdo a la ponencia presentada por el administrador de la CDEEE en el último de los interminables seminarios que se han realizado en el país sobre la problemática del sector eléctrico ( www.clavedigital.com/Portada/Articulo.asp?Id_Articulo=7634 ).

En términos reales, al aumentar la tarifa eléctrica en un porcentaje mayor (62.5% a 75%) que el aumento experimentado en las recaudaciones de las distribuidoras (52%), lo que ha sucedido es un aumento significativo entre un 20% y un 44% en el nivel de pérdidas de las distribuidoras entre agosto del 2004 y mayo del 2006.

 En lo que las autoridades del sector eléctrico se deciden a dar a conocer a la opinión publica su famoso plan integral de recuperación y del inicio de la solución de la crisis, la población deberá estar preparada para seguir sufriendo las consecuencias de menos generación eléctrica, que se traduce en un aumento de los apagones en intensidad y frecuencia, una tarifa cada vez mas cara y el Estado, a un incremento en el subsidio que otorga al sector eléctrico para cubrir las ineficiencias de las distribuidoras administradas por técnicos extranjeros.