La guerra del 65 no pudo con ellas

http://hoy.com.do/image/article/59/460x390/0/64208A31-EB68-4FCC-8818-388302871B71.jpeg

Con la misma armonía, educación, amistad, crecimiento y disciplina que caracterizó la Comunidad Educativa de la Promoción del año 1952-1965 del Colegio María Auxiliadora, se reunieron las profesionales que para esa época compartían sueños e ilusiones.

“La presencia de María Santísima ilumina la progresiva compresión de nuestra identidad femenina y nos impulsa a promover la cultura de la vida y de la reciprocidad a través de procesos educativos, como hoy día se ha visto materializado en estas mujeres, que en la promoción supieron hacer historia de sus aires profesionales”, dijo una de las ex alumnas de María Auxiliadora.

La promoción de este colegio, celebró en grande el 40 aniversario de graduación del bachillerato, que transcurrió en el local del colegio que las vio crecer.

Cientos de exalumnas, hermanas salesianas y profesoras tanto a nivel nacional como internacional llegaron de varias ciudades y países, entre ellas Bélgica, Nueva York, Puerto Rico, Miami, y California.

Junto a cuentos, anécdotas, alegrías, lágrimas y experiencias vividas, dio inicio a la celebración, que consistió en un pasadia  iniciando el programa  con un perico ripiao como bienvenida.

Luego del almuerzo hubo una presentación artística siendo Frank Ceara uno de los artista invitados; sicodramas de vivencias de aquellos tiempos, proyecciones y murales con fotos y recuerdos del colegio, un frío frío  y música de aquella época conformaron un acto llamado “recordar es vivir.” 

Después de la celebración de la Santa Misa, se presentó un ballet folklórico, a seguidas se entono la canción de cumpleaños feliz. El bizcocho adornado con rosas rojas al igual que toda la decoración, que simbolizaba las bodas de rubí fue elaborado por Miriam de Gautreaux.

Al final todas entonaron canciones de despedida con abrazos, besos, sonrisas y lagrimas, y se despidieron con el compromiso de mantenerse comunicadas como compromiso de la amistad y el cariño de siempre.

El colegio, cuya misión, es la evangelización de niñas y jóvenes de escasos recursos, a través de la educación, según la pedagogía salesiana, siempre  ha tenido el compromiso de guiar a los jóvenes a que opten responsablemente a favor de la vida.