La hiperhidrosis, más allá de la sudoración excesiva

SUDORACION EXCESIVA

El sudor es uno de los mecanismos que utiliza el cuerpo humano para mantener una temperatura corporal estable.
Por lo general, el cuerpo produce sudor para bajar los grados a los que se encuentra mientras evapora agua y sales minerales y refresca de esta manera la piel; por lo general esta situación ocurre cuando se hace ejercicio o se encuentra a altas temperaturas.
Pero ¿qué ocurre cuando el cuerpo produce sudor de manera excesiva sin realizar ninguna actividad que demande esta reacción del organismo? Posiblemente se esté frente a la enfermedad crónica conocida como hiperhidrosis.
Esta enfermedad se debe a un fallo en el sistema simpático y hace que quienes la padezcan produzcan una cantidad mayor de sudor al que realmente necesitan para mantener su temperatura corporal.
Las personas que sufren esta enfermedad lo hacen en exceso, pero sobre todo en las manos, axilas y pies.
Según algunos portales de salud, se cree que esta enfermedad es hereditaria; a la fecha no se conoce la causa principal que la origina, pero se caracteriza por la hiperactividad de las glándulas sudoríparas.
¿Cómo afecta la hiperhidrosis el autoestima? El impacto psicológico de la hiperhidrosis puede acomplejar o interferir en la vida diaria de quien la padece, los pacientes a menudo son rechazados o mal catalogados como personas nerviosas, lo cual es un error, ya que la sudoración se produce de manera involuntaria, según informa el portal Salud180.com
Tratamiento. Una vez recibido el diagnóstico de hiperhidrosis se puede optar por varios tratamientos.
Entre los más utilizados está aplicación de la toxina botulínica o bótox, la cual se aplica con una inyección en la zona afectada. Esta toxina bloquea de manera temporal los nervios que estimulan la sudoración.
Además de esta toxina, existen otros tratamientos como procedimientos quirúrgicos como cirugía axilar, el uso de antitranspirantes que contienen una solución de cloruro de aluminio.