La importancia del consentimiento informado

De no aceptar el procedimiento se les explica a los padres o tutores

Se debe informar del procedimiento a los padres o tutores legales y solicitar su consentimiento oral. Es necesario explicar la indicación médica de la prueba por la sospecha clínica, las complicaciones más habituales y su carácter benigno y transitorio, así como dejar bien clara la relación riesgo-beneficio de realizar o no la punción, que la posibilidad de una complicación grave se ha excluido de forma segura, bien por la realización previa de técnicas de neuroimagen, bien por la ausencia de signos y/o síntomas de hipertensión intracraneal.
Es conveniente dejar constancia por escrito del consentimiento informado en la historia clínica, aunque es muy recomendable la elaboración de una hoja específica de consentimiento informado sobre la técnica que recoja los puntos mencionados y los nombres y la firma del facultativo y del familiar que da el consentimiento.
Si la edad y el estado clínico del niño lo aconsejan, es conveniente informarle, en términos comprensibles, sobre los pasos a realizar durante la técnica y los motivos por los que se va a realizar. De no aceptar el procedimiento se les explica a los padres o tutores legales de las complicaciones que puede tener la enfermedad de base si no se realiza una PL a tiempo y tener constancia en el récord clínico.