La India prohíbe importar embriones para vientres de alquiler

vientre

Nueva Delhi.  El Gobierno indio ha prohibido la importación de embriones con fines comerciales, tras una petición para evitar la explotación de mujeres pobres como madres de alquiler, después de que la India se haya convertido en uno de los destinos mundiales de esta práctica, informaron hoy medios locales.

El Ministerio de Comercio indio emitió una notificación por la que solo se permite la importación de embriones para fines de investigación, pero no comerciales, según el diario “Hindustan Times”.

La nueva normativa únicamente permite la práctica de los vientres de alquiler “de forma altruista para parejas indias casadas estériles”, pero no para extranjeros, de acuerdo con este periódico.

El Tribunal Supremo indio había solicitado hace quince días al Ejecutivo de Narendra Modi que modificara la ley tras la demanda de un abogado, Jayashree Wad, que solicitó la prohibición de esta práctica amparada hasta ahora por una norma de 2013.

El letrado denunció que la India se ha convertido en uno de los mayores destinos en el mundo de parejas estériles que buscan madres de alquiler, un negocio que, indicó Wad, mueve cerca de 445 millones de dólares anuales en el país.

El Gobierno comunicó hoy al Supremo la prohibición de la importación de embriones con fines comerciales en una notificación en la que informó al alto tribunal de que además prepara una ley más amplia en esta materia, con el fin de proteger los derechos de las mujeres que presten su vientre de forma altruista.

“El Gobierno no apoya la maternidad de alquiler con fines comerciales. Los extranjeros no pueden aprovechar los servicios de vientre de alquiler en la India”, aseguró el Ejecutivo en su nota al Supremo, según el canal de televisión indio NDTV.

La India es el destino de muchas parejas que buscan vientres de alquiler por su bajo costo, la calidad de los servicios médicos y la flexibilidad de los requisitos legales.

El país ha ido endureciendo paulatinamente las leyes sobre esta materia, debido a sus implicaciones éticas y a casos polémicos, que desembocaron en largos procesos legales e incluso en conflictos diplomáticos por la incompatibilidad con las leyes de los Estados de origen.

En 2013, una pareja española tuvo que esperar varios meses en la India hasta poder volver a España con dos hijos nacidos mediante esta práctica, al verse inmersa en uno de estos casos.