La juventud pop toma la Ciudad del Rock en Río de Janeiro

guatamalteco

Río de Janeiro. Tras una inauguración para todos los públicos y cuatro días en las que las camisetas negras de los amantes del rock duro tiñeron el recinto, el Rock in Río recibió hoy con los brazos abiertos a una multitud de jóvenes ansiosos por ver a la gran protagonista de la jornada- Rihanna.

Los caminos de la llamada ‘Ciudad del Rock’, sede del festival que este sábado comienza a echar el cierre con dos días de música más bien pop, estaban hoy abarrotados de adolescentes acompañados de amigos o por unos padres que parecían no saber muy bien dónde se habían metido.

Rihanna, que en realidad hace una música más próxima al rhythm and blues que al pop, es uno de los grandes nombres de esta sexta edición del festival en Río de Janeiro, la ciudad que lo vio nacer en 1985 y de la que tomó su nombre, y su concierto de hoy es uno de los más esperados por el público brasileño.

La cantante de Barbados, que encandiló a la audiencia carioca con su espectáculo en la edición del Rock in Río de 2011, no sólo es una de las artistas que más discos venden actualmente en el mundo, sino que se ha convertido en toda una referencia cultural y, sobre todo, estética.

Por eso hoy no era de extrañar ver a una multitud de chicas muy maquilladas y ataviadas con escasa ropa, así como a un sinfín de chicos de estilo provocativo acercándose a las instalaciones que hacen de este festival casi un parque de diversiones.

Los otros grandes protagonistas de este sábado, que supone el principio del fin de un festival que mañana termina, son el cantante y compositor británico Sam Smith, que se ha convertido en uno de los músicos de mayor éxito desde la publicación de su álbum ‘In the Lonely Hour’ (2014), y la joven banda australiana Sheppard.

El cartel de la jornada también tiene varios grandes nombres de la escena musical brasileña, como Sérgio Mendes, Carlinhos Brown o Erasmo Carlos, que intentarán hacer las delicias de innumerables padres, hoy acompañantes, desde el escenario secundario de la ‘Ciudad del Rock’, el llamado Palco Sunset.

La de este año es la décima sexta edición del festival, que conmemora además su treinta aniversario, y se calcula que en torno a medio millón de personas habrá asistido al evento al cabo de sus siete días de conciertos.