LA MESA a punto de Navidad

21_10_2015 HOY_MIERCOLES_211015_ ¡Vivir!1 C

Aunque falta poco más de dos meses, es hora de ir pensando en la organización de la tradicional cena de Nochebuena. Ocasión que se convierte en la principal, y a veces única, reunión familiar de todo el año.

Haciendo honor al dicho que reza “lo que no se organiza no queda bien”, lo ideal es iniciar con tiempo la preparación y empezar por cuadrar el presupuesto necesario para dicho encuentro. Para esto, primero se debe saber qué es lo que se quiere, luego hacer un listado de lo que se necesita y después conocer los precios del mercado. Así se tendrá un estimado sobre el dinero que se debe buscar para tener la mesa a punto para la cena.

Luego de tener la lista es más fácil ir comprando. Es importante respetar esta lista, de lo contrario, el presupuesto variará mucho. No compre nada que no aparezca ahí, a menos que sea algo que se haya olvidado y que sea imprescindible.

La ventaja de comprar con antelación es que se pueden aprovechar los especiales de apertura de temporada que normalmente ponen las tiendas. Además, se tiene la oportunidad de comprar los mejores artículos.

Qué debes tener en cuenta. Aunque depende de lo que quieras hacer, hay artículos imprescindibles con los que debes contar para una velada memorable.

Cuando vayas a crear la lista de lo que necesitas, procura no dejar fuera la vajilla (platos base, hondos, para postres…), mantelería (mantel grande, servilletas de tela, individuales…), cubertería, copas, jarra… todo lo necesario para servir la cena.

Antes de comprar, debes tener pendiente la cantidad de invitados que estimas tener en tu mesa para esa noche tan especial.

Algo que no es obligatorio, pero que podrían sumarle vistosidad a la mesa son los adornos. Pero ¡ojo con estos! Tanto la mesa como el lugar donde será la cena pueden estar decorados, pero deben ser preferiblemente pequeños, de manera que no interfiera la visión de las personas que se sentarán a la mesa.

Elige adornos sencillos, no recargados. La idea es que estos no roben protagonismo a los platos.

Si vas a usar centros de mesa, procura que no sean de flores o frutas, para que su olor no se mezcle con el de los alimentos.

Otras ventajas. Si empiezas con tiempo, tienes la posibilidad de hacer tú misma tus individuales, servilletas, adornos, velones… y ponerle tu sello personal.