La misión aún no termina…..

En realidad, ahora es cuando recién empieza. Ni ha terminado Loma Miranda ni mucho menos Barrick Gold. Con la primera, el Ministerio de Medio Ambiente ha dejado una brecha legal a la Falcondo Xstrata Nickel para que vuelvan a la carga, que además de inaceptable es improcedente por todas las razones científicas expuestas por todas las instituciones que han trabajado en esa investigación; y aunque todo el país se ha pronunciado en contra de ese proyecto se visualiza un palo acechao. Monseñor Camilo, Obispo de La Vega, ha hecho los pronunciamientos de lugar.

Con la segunda, la del oro controversial, debemos expresar que si bien es cierto que los acuerdos beneficiosos para el país ya se han convenido, el nuevo contrato que regirá en lo porvenir todavía no se ha firmado y mucho menos ha sido enviado al Congreso para su aprobación. Esperamos que antes de su firma se examine concienzudamente con una lupa jurídica todos los vericuetos legales para que no caigamos de nuevo en un contrato lesivo a nuestros intereses y que lo propio haga el Congreso. Recordemos que bregamos con gentes mañosas.

Después que se hayan agotado los pasos antes enunciados, tanto el Gobierno como el pueblo deberán darle seguimiento a las extracciones y envíos al exterior. Son demasiados los cargamentos que han salido del país violando todos los acuerdos y normas legales; y varios los cargamentos retenidos que debieron pagar multas antes de salir que fueron despachados sin pagar.

Por otra parte, también debemos tener un ojo avizor para saber cantidad y calidad exacta del material extraído. Asimismo se deberá dar seguimiento a las secuelas tóxicas para saber si nos siguen contaminando nuestros ríos; como también si están reforestando debidamente lo que se comprometieron a reforestar. Sería saludable imitar a Chile en el sentido del respeto al medio ambiente. La Justicia ordenó suspender la construcción del proyecto Pascua Lama de la Barrick, atendiendo a las denuncias presentadas por los indígenas locales de daños al medio ambiente. El ministro expresó su satisfacción con la decisión hasta que se reparen los daños causados y se respeten los acuerdos del contrato.

Ya hemos afirmado que este es un país minero, pero también agrícola; y en consecuencia ambos sectores son sumamente importantes y aportan beneficios a la población; y en consecuencia deben ser armonizados mutuamente.

Volvemos a repetir: la explotación de todos los metales que tenemos en sí no es mala si se hace con justeza y si se respeta el medio ambiente, porque el agua vale más que el oro.