La misma especie, diferente nido

El período gubernamental del presidente Medina representó un desafío de principio a fin, por tener que manejar un lastre colocado por fuerzas internas de su partido, que impusieron un reparto del pastel del poder a cambio de garantizar con su apoyo el triunfo de su candidatura.
Cuando esa parte del gobierno intentó rebelarse y ganar preeminencia o influencia adicional a la negociada, la fuerza del poder fue activada por el mandatario y se impuso con energía, aunque en algunos casos utilizó guantes de seda.
Durante la campaña electoral pasada, muchos se quedaron esperando el espectáculo del presidente levantando la mano y proclamando como candidato a la reelección senatorial del ingeniero Félix Bautista y éste, a su vez, convencido de que el presidente no lo haría, lanzó al aire su petición (o anhelo) de que el mandatario le acompañara recorriendo los parajes y municipios de su provincia en el pasado torneo electoral, petición pública que sabiamente ignoró el presidente con motivaciones ampliamente conocidas por la ciudadanía.
No tengo, al momento de escribir esta colaboración, la menor idea sobre cuál será el gabinete que anunciará el presidente, pero tengo la plena seguridad de que el lastre del período gubernamental que termina el 16 de agosto en curso será sustancialmente disminuido, porque ya se cumplió con lo prometido hace 4 años y ahora hay otros compromisos, y pienso que ya el presidente no tendrá temor o cortapisas para decir cuáles personajes, como el senador reelecto de San Juan y sus compinches menores y mayores, por ser, como él, peledeistas, pueden ser calificados como aves de la misma especie, pero nunca compartirán el mismo nido.