La muerte de “Moncho” trae recuerdos lúgubres de época

Muchos de los que sufrieron en carne propia los rigores de la época, no quieren hablar de ese pasado “lúgubre” que dicen dejó el excoronel Ramón Henríquez Figueroa (Moncho), fallecido ayer, durante  su actuación como jefe del Servicio Secreto de la Policía en la gestión de gobierno “de los 12 años” del presidente  Joaquín Balaguer. Para ellos es mejor el silencio que hablar de un pasado que no tiene remedio, y de malos recuerdos que todavía hacen daño.

Un valiente. “Moncho Henríquez tuvo una muerte tan lamentable como lamentable fueron las muertes que él propició”, sintetizó el historiador y político Franklin Franco, uno de los dos únicos  entrevistados que accedieron  a hablar para HOY.

Conocedor de la historia, Franco afirma que Henríquez Figueroa fue un jefe de mucha confianza para las actividades derivadas fundamentalmente al crimen político, y fue de los estrategas en la persecución durante muchos meses  y posterior  encerrona  a Los Palmeros, que tuvo un desenlace fatal”, dijo.

Se refiere Franco,  a la lucha desigual en la que el 12 de enero del 1972, hace 40 años, Amaury  Germán Aristy  y sus compañeros  Virgilio Perdomo, Bienvenido Leal Prandy (La Chuta) y Ulises Cerón Polanco, cayeron abatidos a tiros por  2,500 miembros de las fuerzas policiales que lo emboscaron en el kilómetro 14 de la Autopista Las Américas.

Reincidente. Agregó que mucha  gente conoce de las tareas represivas que tuvo  Moncho durante los últimos años de la dictadura de Trujillo, que luego hubo un tiempo en que nadie sabía lo que hacía hasta que “volvió a la carga” durante  los 12 años  del doctor Joaquín Balaguer”, dijo.

Un jefe represivo.  Así definió el jurista santiagués Negro Veras al fenecido ex jefe del Servicio Secreto de la Policía Nacional, a quien dijo, trató una sola vez  en 1974, en ocasión de una tentativa de asesinato en su contra.

Refirió que en aquella ocasión participó en una reunión junto con el periodista  Radhamés Gómez Pepín y Salvador Jorge Blanco, con el general Neit Rafael Nivar Seijas, en la que estuvo presente el entonces coronel Henríquez. A éste  le correspondió investigar su caso por el cual fue detenido el sargento Miguel Nicanor Liriano Fernández, quien después fue puesto en libertad “así por así” en esa época.

“Fue la única vez que yo tuve comunicación con esa persona, pero la función de Moncho Henríquez como jefe del Servicio Secreto durante los 12 años de Balaguer fue de un jefe represivo”, puntualizó el doctor Veras.

Hombres de paz. Franco, Veras, y otros que no quisieron hablar del tema, no por falta de ganas, sino “por no gastar energías en recordar esa amarga época”, se declararon  “hombres de paz”.

“Como toda muerte, uno tiene que lamentar (la de Henríquez) sobre todo porque fue fruto de un atentado que parece tener indicios de no ser político sino de esas cosas que este país está viviendo”, dijo  Franco.

Zoom

FALLECIMIENTO

El ex coronel Ramón Henríquez Figueroa (Moncho), falleció cerca del mediodía de ayer a los 76 años de edad, en el Hospital General de la Policía, donde se encontraba interno tras ser baleado el sábado  por desconocidos. Su deceso se produjo   a las 11:10 de la mañana mientras recibía atenciones médicas, luego de presentar un cuatro de dolor   torácico   acompañado de hipotensión extrema.