La música de “Glee” deja de sonar

2012_02_10_IMG_2012_02_10_113A443A30_martin02

Nueva York. Los admiradores de “Glee” descubrirán el viernes si el último número de la serie musical será alegre o triste.

Tras su último capítulo, un especial de dos horas que se transmitirá el viernes por la noche en Fox, “Glee” deja un legado memorable. Se atrevió a intentar algo que pocas veces ha funcionado en una serie de televisión: mezclar la narración dividida en episodios con la producción de número musicales.

Al colocar esos números en el contexto de un coro escolar, llamado New Directions, en la secundaria William McKinley, abrían el panorama para un montón de historias sobre crecer, aceptarse a uno mismo, tener perseverancia y soñar. Además “Glee” hizo algo que pocos pensaban posible, hacer que los clubs de coro se volvieran populares en las escuelas.

También fue una plataforma para talentos nuevos, presentando a estrellas como Lea Michele al tiempo que le daba espacio a veteranos como Matthew Morrison y Jane Lynch, y tuvo participaciones especiales de una gran cantidad de celebridades que incluyeron a Helen Mirren, Lindsey Lohan y Ricky Martin. La música Pop, nueva y clásica, alcanzó a nuevos públicos en el programa y a través de la venta de más de 50 millones de canciones y 13 millones de álbumes bajo la marca “Glee”.

Aunque demostró que existe un apetito entre el público por el teatro musical, “Glee” logró algo más: destacó e incluso ayudó a normalizar a los jóvenes que tradicionalmente son marginados en la vida real y en televisión. Entre los personajes bajo el gran espectro de “Glee” había una chica transgénero llamada Wade “Unique” Adams.