La necesaria disciplina frente a la Covid-19

La necesaria disciplina frente a la Covid-19

Lo que vemos en nuestras calles, en las oficinas públicas y privadas, en las barberías, en los supermercados, en el transporte público, en las tiendas de todo tipo y ahora en las escuelas y colegios, es un comportamiento de las personas como si la pandemia de Covid-19 fuera una crisis sanitaria del pasado.

El distanciamiento físico o social es mínimo, con frecuencia no se lleva la mascarilla, etcétera. Y esto es peligroso, muy peligroso.

Nadie puede negar que el país ha conseguido un gran avance en su lucha contra la Covid-19, avance que no es hijo de la casualidad, sino que es el resultado de una labor tesonera de la Presidencia y Vicepresidencia de la República, el Ministerio de Salud con todas sus dependencias y el trabajo heroico del personal que labora en los centros asistenciales, es decir, médicos, enfermeras, bioanalistas, farmacéuticos, camilleros, choferes de ambulancias, mensajeros, miembros de la seguridad hospitalaria, etcétera. Hay también, lo sabemos por experiencia en este tipo de situaciones, muchos héroes y heroínas anónimos.

Es imposible no citar los ingentes esfuerzos llevados a cabo por el Gobierno para comprar vacunas y ponerlas en territorio nacional al alcance de los ciudadanos, como en efecto fue.

Pero no podemos excedernos en la confianza ni podemos abusar de los logros alcanzados. Los contagios por el virus Covid-19 han bajado, las muertes y los hospitalizados han disminuido casi a cero y mucho más. Pero todavía estamos en pandemia, todavía el virus está entre nosotros y, más todavía, se ha dado la noticia de que la variante Delta ya está presente en varias provincias y en la Capital de la República.

La disciplina en las calles, en los centros de trabajo, en los lugares de diversión, y ahora en las escuelas y universidades, es necesaria como nunca para evitar un tropezón que nos lleve a un rebrote de Covid-19. Seamos, pues, vigilantes y disciplinados.

En las escuelas, colegios y universidades, principalmente, pero sin olvidar los otros sitios de aglomeraciones.
La disciplina cumpliendo los protocolos que nos alejan de la Covid-19 puede ser la diferencia.

El distanciamiento físico o social es mínimo, no se lleva mascarilla

Tovavía estamos en pandemia, el virus está entre nosotros

No podemos excedernos de confianza o abusar de los logros

Publicaciones Relacionadas

Más leídas