La ONU dejará de alimentar a 7.000 exrebeldes en RD Congo

FOTO/ Reuters / Goran Tomasevic
FOTO/ Reuters / Goran Tomasevic

KINSHASA. La Misión de Naciones Unidas en República Democrática del Congo (RDC) anunció que cesará en septiembre de alimentar a cerca de 7.000 exrebeldes congoleños y extranjeros porque carece de fondos y afirmó que Kinshasa debe asumir esa función.

“Hay 6.800 excombatientes (…) que la Monusco alimenta” en varios campamentos de desmovilización, situados en el este y oeste de la RDC, y el coste de esta ayuda se eleva a “dos millones de dólares cada mes”, declaró a la AFP Martin Kobler, jefe de la misión.
La Monusco gestiona un programa de desarme, desmovilización, reintegración y reinstalación de los rebeldes extranjeros.

La gestión de los campamentos de excombatientes, congoleños o no, le corresponde a la RDC y la Monusco aporta ayuda alimentaria y logística.

Hoy, la Monusco – una de las mayores misiones de la ONU en el mundo con 20.000 hombres y un presupuesto anual de 1.400 millones de dólares- “no tiene bastante dinero para alimentar” a los excombatientes, insistió Kobler.
Desde hace 20 años, en el este de la RDC proliferan decenas de grupos armados congoleños y extranjeros que se enfrentan por razones étnicas o por el control de los importantes recursos mineros dela región.

En 2013 la RDC lanzó un programa de desarme, desmovilización y reinserción para los rebeldes congoleños.