La ONU espera

Dos amigos estudiantes convivían en habitaciones contiguas de una pensión; uno borrachón, parrandero y desordenado, el otro estudioso y formal. Cada noche el parrandero llegaba tarde alborotando, se quitaba un zapato lo tiraba al piso de madera con el natural estruendo, se quitaba el otro, lo tiraba también, después se arrojaba en su cama a dormir la mona. A súplicas de su amigo, prometió, en lo sucesivo no hacer ruido cuando llegara; pero, borracho como estaba, olvidó su promesa y, como de costumbre, alborotó, se quitó un zapato, lo tiró y, recordó su promesa: Calladito se quitó el otro zapato, lo colocó suavemente en el piso y se durmió.

Al poco rato el amigo le toca el tabique que separaba ambas habitaciones y le dice:

– Tira el otro zapato para dormirme.

La reseña refiere que la ONU espera que Estados Unidos que tire en Irak el otro zapato, la otra bota dirá, para que la humanidad descanse.

Las soluciones manu military no perduran, las personas y los pueblos que ellas constituyen sólo se transforman por persuasión, no por imposición; Alemania no es nacional socialista después de Hitler. Es más duradero domar un león con cariño y comida que con foete y tea.

El embrollo en que se encuentra Estados Unidos en Asia es consecuencia de su arrogante prepotencia bélica, la cual esgrime como un tizón contra el mundo actual, sin tomar en cuenta que los temibles portaviones no pueden estar presentes en todas partes todo el tiempo, tan pronto se alejan de un área los temores se esfuman y las ideas vuelven a surgir con más bríos, las ideas y convicciones siempre han triunfado sobre la fuerza y siempre se impondrán por encima de los más poderosos gobiernos.

En Oriente Medio prevalece una ancestral cultura, diferente a Occidente; su religión, sus costumbres, sus convicciones, su clima y sus normas, mantienen raíces muy profundas; sus bellas mujeres, con el rostro cubierto, ven con desdén las desnudeces del modernismo occidental. Antes que Mahoma liberara un poco la radical ideología islámica, había padres que, al igual que Abraham, ofrecían sus hijos a Dios en sacrificio, hoy día existe en La Meca una piedra sagrada que se venera con fervor, el respeto por lo divino y la observancia a la ley mahometana es un culto tan radical que pretender trastocarle constituye una profanación, un sacrilegio imperdonable.

En esas circunstancias, llevar a los habitantes de esa región la liberalidad y el desparpajo occidental es herir su conciencia, ultrajar su honor y despreciar los sagrados principios en que se asienta toda una cultura, que no es tan sólo bélica como se piensa, si se tiene en cuenta que durante las Cruzadas, que se caracterizaban por la brutalidad y el abuso de las huestes feudales, Saladino, en un gesto propio de Alejandro y Julio César, informado que su enemigo, invasor de Tierra Santa, el rey Ricardo Corazón de León, yacía en cama aquejado de fiebres graves, en plena guerra, le enviaba medicamentos para que el jefe de las Cruzadas se recuperara de sus dolencias. Noble gesto del jefe de un ejército tan fiero como el islámico, el cual dominó un mundo más extenso que el romano.

Durante la Edad Media el Islam, en sus extensas conquistas, se mostró más humano que el Cristianismo, nunca en la ley mahometana se dispusieron crueldades como las cometidas durante la inquisición, por ello las conquistas islámicas tuvieron tanta acogida por los pueblos invadidos. Siendo en gran parte sociedades nómadas, el árabe cuyo nombre significa árido, o nativo del desierto, siempre ha mostrado más generosidad y nobleza de carácter que los bárbaros norteños. Alguien ha dicho que el Norte produce guerreros y el Sur produce santos, en alusión a que el sureño es más altruista que el norteño.

Occidente tiene oportunidad de convivir mano a mano con el Islam, quitándole de encima la mano a sus riquezas, las cuales explota y maneja manu military. Un entendimiento grado a grado de población a población, un intercambio como se hace hoy día con China, podría resultar más fructífero que una conflagración bélica, la guerra nunca resuelve nada.

Corresponde a ambas partes dar un paso al frente: China, con su radicalismo ideológico, ha estado al borde de una conflagración con Occidente, la asociación comercial entre ambos bandos ha evitado que las aguas se desborden.

El irracional conflicto que escenificaron comunistas y demócratas, en cual mantuvo arbitrariamente dividida Europa, originando infinidad de reuniones y tratados, con sus misiles listos para disparar, no se resolvió por acuerdo entre gobiernos contrincantes, se resolvió por decisión de los pueblos europeos, cansados de diatribas y divergencias inútiles, caprichos de regímenes ocasionadores de miserias e innecesarios sufrimientos.

Europa debía servir de ejemplo a los belicosos árabes y segregacionistas israelíes, que se matan siendo una misma raza, a los petroleros norteamericanos que se aferran a riquezas, la cuales, en menos tiempo del que se imaginan, habrán de dejar para irse a la eternidad, con la conciencia cargada de sangre inocente que vierten por inconsciente avaricia.

Los ambiciosos debían convencerse que las guerras no benefician ya, las conquistas pasaron de moda; esos portaviones debían convertirse en trasatlánticos y esos cazas bombarderos en avionetas de recreo. Francia e Inglaterra se unieron civilizadamente mediante el túnel que Napoleón quiso construir a tiro de cañón, el mundo de hoy no es el mundo de las Cruzadas.

Más conquistas para su causa un cura misionero, que un general de división para su ejército.