La otra historia de María Magdalena

29_03_2017 HOY_MIERCOLES_290317_ ¡Vivir!7 C

Pocas figuras son tan controvertidas en la historia sagrada como María Magdalena quien, según la visión tradicional de la Iglesia católica era prostituta y estaba endemoniada, mientras que para una serie de investigadores ha tenido un papel tan clave como oculto en la fundación de cristianismo y como discípula de Jesús.

Autores cautivados por el personaje. Numerosos investigadores han dedicado libros a esta mujer tan poco conocida. En “El legado Oculto de María Magdalena” (Obelisco, 2005), el historiador Laurence Gardner (Londres 1943-Exeter 2010), se refiere a lo que llama el matrimonio secreto de María con Jesús, la persecución de su linaje, los registros ocultos que revelarían su verdadero estatus entre los apóstoles y el significado de las pinturas de Leonardo Da Vinci. También hace referencia al porqué la Iglesia del Renacimiento censuró retratos de María Magdalena.
Por su parte, la escritora Maribel Molina Carillo (Tarragona, España, 1971) ha publicado, “María Magdalena, la esposa de Jesús” (Atlantis, 2015), donde describe a la Magdalena como una mujer valiente, fuerte, adelantada a su tiempo y luchadora, pero incomprendida, a la que, según Molina Carillo, la historia ha tratado injustamente, “pero llegará el día en que será reconocida como la reina que fue, la esposa de Jesús y la madre de sus hijos”.
La licenciada en Teología y madre de seis hijos, Isabel Gómez-Acebo, española, repasa en su libro “María Magdalena. De apóstol, a prostituta y amante” (Desclee de Brouwer 2007), lo que llama “facetas olvidadas de esta mujer”, como su protagonismo entre los discípulos de Jesús, la importancia de que la primera aparición del resucitado fuera a su persona o de que fuera la primera persona a quien Jesús encomendó extender la buena nueva.
Otra visión nos ofrece en “La diosa en los evangelios” (ediciones Obelisco 2005), la investigadora cristiana estadounidense Margaret Starbird, quien realiza un análisis de los aspectos femeninos de Dios que aparecen en los evangelios apócrifos y gnósticos, y afirma que María Magdalena fue la esposa Jesús y la continuadora de su obra evangelizadora, y que ese matrimonio sagrado es uno de los secretos mejor guardados de la Iglesia católica.
Otra autora que ha tratado el tema ha sido la británica Lynn Picknett (Folkestone,1947), ésta desde un aspecto más esotérico, afirma en su libro “María Magdalena. ¿El primer Papa?” (Robinbook, 2005) que la Magdalena que nos han dado a conocer era inferior en todo a los discípulos, pero que los evangelios gnósticos revelan que para la Iglesia primitiva sólo Jesús la superó en importancia.
Las discípulas de Jesús. Otro especialista interesado por el personaje es Lluís Busquets i Grabulosa (Olot,Gerona 1947), licenciado en Teología por la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma (Italia), quien afirma en entrevista con Efe:.
“Popularmente se conoce a María Magdalena como una prostituta arrepentida y exendemoniada y, en un momento determinado, interesó oponer este personaje neotestamentario femenino —una mujer entre otras— a la madre de Jesús”.
Este autor ha escrito sobre este asunto “La historia oculta. María, madre de Jesús, y María Magdalena” (Destino 2009), en la que afirma que los textos bíblicos no ofrecen de manera explícita este retrato de la Magdalena.
Según este escritor, después de citar a la Magdalena, el evangelista San Lucas añade en su Evangelio: “de la que habían salido siete demonios, pero habrá que valorar esta cita única en todo el Nuevo Testamento desfavorable a nuestro personaje”.
Esta interpretación está repetida en el Evangelio de Marcos, pero Marcos depende de Lucas, según este experto (https://lluisbusquetsgrabulosa.wordpress.com/) .
Este estudioso de la teología sostiene la tesis de que “Jesús tuvo discípulas que le servían con sus bienes, entre las cuales se hallaba la Magdalena”, y que ella “era una persona que abastecía a Jesús de provisiones (¿financieras?, ¿bienes fungibles?) y, pese a todo, se la quiere hacer pasar por endemoniada sin haberlo sido nunca”.
Para Busquets i Grabulosa, María Magdalena quizá era una mujer con posibles bienes o riquezas (originados desde el negocio del pescado), pero que no puede extrañar que albergase conflictos interiores “demonios”; como mujer y como testimonio de la pobreza que poblaba las cabañas de los barrios obreros que, probablemente, conoció en la población de donde provenía.
“No obstante, María Magdalena se convirtió en discípula de Jesús y en uno de los testigos más próximos a la experiencia de la resurrección y, por eso, hoy se dice que cumple las condiciones de ser una verdadera apóstol: lo siguió, le acompañó a Judea y fue testigo privilegiado de su resurrección”, explica este autor, que también ha escrito los libros: “Última noticia de Jesús el Nazareno”; “Herejes, perseguidos y excomulgados” o “Jesús era un hereje”.

“En los evangelios apócrifos, que analizo en mi libro ‘La historia oculta’, María Magdalena generalmente está muy bien considerada, pero, por desgracia, se iba estableciendo el concepto de ‘sucesión apostólica masculina’, y por el machismo patriarcal no se estimó oportuno otorgar este título de “sucesora” de los apóstoles a una mujer”, según Busquets i Grabulosa.