La pagina

http://hoy.com.do/image/article/673/460x390/0/93F2E658-5F45-4C0F-A76C-B6C3CCE4F36D.jpeg

Favor insertar musiquita navideña de fondo aquí. (Dijimos de fondo, no “cima-sabor-navideño”.  Gracias).  Ahora escoja la frase que más se adapte a usted. A) “No vuelvo a jugar al angelito jamás”. B) “No voy a gastar” y la opción C, la favorita de todos: “Me voy a controlar la boca”.

Apague la musiquita y lea con atención. Llegó Navidad, nos hipnotizó y nos llenó de esperanzas. Y ahí está usted, ajeno a promesas pasadas, y entre el índice y el pulgar, el infame papelito con el nombre de su angelito y preguntando qué cuanto es el máximo para los regalos. Cuando se trata de las compras, todo empieza tímidamente con “un vestidito” –cómo si el diminutivo abaratara el precio– y termina con más fundas que las yardas de tela que se necesitarían para confeccionarle un traje al príncipe Felipe.

La sutil aseveración  que –tan optimista como una película de “Disni”– asegura “estoy a dieta” tiene efectos secundarios inmediatos en la cintura y zonas aledañas. Dos desarreglos y los “chichos” (¿les duele menos si decimos “love handles”?… ¿“muffin tops”?)  adquieren un papel protagónico. O sea ¿porqué uno se mata en el gimnasio y los resultados se notan diez meses después, sin embargo, por una extraña razón solamente comparable en misterio al porqué a todos nos gusta ponerles “cachitos” a los otros en las fotos, uno asiste a dos fiestecitas, come un “chin” de pan de noche,  e inmediatamente la cintura toma vacaciones y el cuerpo adquiere un contorno similar a un pastel en hojas? Luego de tan profunda reflexión, (y cuando ustedes regresen de mirarse de espaldas en el espejo), creo prudente comentar que La Gran Cata, de El Catador, en el hotel Hilton,  fue todo un evento.

Apenas llegar una hermosa y cristalina visión te llenaba de regocijo: del techo colgaban infinitas copas a diferentes alturas, una de las bienvenidas más cálidas y esperanzadoras de que ojos humanos hayan sido testigos jamás. Y como mis dotes de pitonisa son casi tan infalibles como el hecho de que detrás de cada tapón hay un Amet, el evento reunió la dosis de gente bella, con  copas de vino en las manos,  recomendada por el Cirujano General.

Entre los asistentes, que fueron recibidos por el clan Bonarelli, Tony Lama y Laura Yunén, Javier Mayol y Laura Porcella, Elsa Liz Hazoury, en amor total y correspondido por  Giovanni Bonarelli; Carolina Mederos y Pedrito Castillo, Crismarie Kury, Cristian Kury, Juan Daniel Balcácer, Jorge Mayol y Elisa Amalia Cabral, quien siempre luce chic sin ningún esfuerzo. Además, Mario Dávalos y Lali Acra, con unas sandalias verdes espectaculares   que curiosamente tornaban del mismo color  el rostro de todas las que las miraban. (¡Ahhh… “Life imitates art far more than art imitates Life”… ¿no es Oscar Wilde maravilloso?). 

Pasándola muy bien, Javier Mayol y Laura Porcella, Titi Baquero y Laura Nivar, Carlos Castillo y Laura Fernández, Enrique Valdez y Fabiola Herrera, preciosa de negro y con una gargantilla en tonos turquesa que hubieran obligado a Carolina de Mónaco a agregarla en Facebook para pedírsela prestada para el baile de la Cruz Roja de Mónaco. Y hablando de galas, el Festival de Cine Global Dominicano, en su quinta versión, ha reunido celebridades de la talla de Danny Glover, Geraldine Chaplin, Manolo Cardona, mejor conocido como Fresita, y Jimmy Jean Louis, de la serie Heroes.

Se cuela que una de las mejor vestidas de la alfombra roja fue Claudette Lali, con un diseño de Miguel Genao en lentejuelas blancas que la hacía lucir como una criatura alada. Siguiendo con nuestro recorrido, los hará mejores personas saber que los ejecutivos de Mac ofrecieron un coctel para presentar la nueva línea maquillaje de fiestas, Glitter and Ice. Se trata de una paleta de colores con poderes mágico-religiosos que te hacen resplandecer y te convierten en una criatura de rara  y serena belleza, al lado de la cual hasta Carlota Casiraghi luciría desencajada y bipolar.

Uno de los detalles más comentados  fue que las copas de champagne –que al igual que la deuda externa, nunca se acababan– tenían un anillo de escarcha brillante alrededor, cual pócima mágica de cuento de hadas. Por allá fueron vistos Viviana Cabral y Antonio Handal, Cristina Roig, Marcial Najri, María Najri, Claudia Handal y Eduardo Najri. Tampoco podemos dejar de mencionar el coctel que ofrecieron Jeannette Guzmán y Rosa Guzmán, propietarias de Herrajes Decorativos, para presentar el nuevo showroom con motivo de la nueva propuesta de Hunter Gallery.

Entre los invitados, una muy esbelta Karen Haché, Liza Palacios, la siempre elegante Carmen Dinorah Vicens y Luis Carbonell. Luciendo fenomenal, Gia Caro de Haché, en un vestido con estampado de piel de pitón capaz de hacer sentir desdichada a la misma Kate Moss, también  Carmen Olavarrieta y María Laura Martínez de Bonetti. Y para finalizar, una merecida adivinanza. ¿Cuál será la identidad de un grupo de caballeros que fue visto cenando en el hotel Villa Magna de Madrid? Por favor, vuelva a insertar musiquita navideña aquí. Ahora escoja la respuesta que su imaginación le dicte: A) Muy bien acompañados, B) “Nadie nos conoce aquí”, C) Dime con quién andas y te diré quién eres…