La Página. Hay dos tipos de niños: los que muerden y los que llegan a su casa “mordíos”

Gina López Nuñez

Hay dos tipos de niños: los que muerden y los que llegan a su casa “mordíos”. Eso es comprensible entre 1 a 3 años… nunca en un manganzón, con unos “dientazos”, en un mundial de fútbol. Al cierre de esta edición, la FIFA anunciaba nueve fechas de suspensión en partidos internacionales para el reincidente delantero uruguayo Luis Suárez. La mordida de Suárez lo coloca como pariente cercano de Hannibal Lecter, y salta a la vista que ninguno de los dos se resiste a un buen Chiellini, digo, Chianti. En otro orden de ideas, la cigüeña ha aumentado sus vuelos a nuestra media isla, y dan fe de ello: Georgina Pimentel y Luis Carlos López Wonenburger con su precioso primogénito Nicolás, Titi Baquero y Laura Nivar con el apuesto Manuel José; Giuseppe Bonarelli e Ileana Pesquera y Maurizio, que parece de esos bebecitos de la realeza. Intuyo que estamos frente a tres futuros solteros codiciados que harán suspirar a las pichoncitas de it-girls, no comer pan de noche, teñirse de rubio y saltar la sana etapa de los Guess, Bebe y Aldo, para pasar directamente a zapatos de diseñador. (Lo sé, mis dotes de pitonisa son increíbles). También es importante que sepan que mañana Cristina Macarrulla y Virgilio Pérez-Bernal dirán adiós a la soltería, por lo que La Pagina –fuente inagotable de altruismo y sabiduría– ha elaborado este montaje, para darles una idea de cómo lucirá la hermosa pareja. Esta columna es militante acérrima de la ecología, los squats y la corriente clean, por lo cual ningún muñequito de tope de bizcocho ha sido dañado durante la elaboración del mismo. Tampoco podemos dejar de mencionar la cena a diseñadores y arquitectos que ofreció Tissage, en las instalaciones de Arte San Ramón, con la presencia del editor internacional de estilo de Arquitectural Digest, el diseñador venezolano Carlos Mota y del afamado diseñador de interiores Hernán Arriaga. En vez de mencionar a los invitados, quisiera pasar lista: Oriett Domenech, ¡flaca!, Rita Quezada, ¡flaca!, Rita Brugal, ¡flaca!, Amanda Ferreira, ¡flaca!, y Lía Pellerano, ¡flaca! Y para finalizar, la boda de Nicole Chotín y George Ale Nader fue todo un evento donde la clase, lo chic y lo exquisito iban de la mano con la alegría de los novios y sus invitados. Nicole, como escapada de la portada de Vogue, estaba divina en un diseño de Inés di Santo, encajes y escote palabra de honor, que resaltaba su delicada belleza. El Country fue decorado magistralmente por D’ Flora, y los invitados acataron disciplinadamente el dress code de etiqueta tropical, siendo el color rojo el favorito de las invitadas. Luciendo fenomenal, Andrés Aybar en un diseño de José Jhan y corbatín de Tom Ford, Eric Haché, quien siempre tiene su versión de los códigos de vestimenta, Pituso Martí y Lupe Ramos, Bima Paliza y Lorena Herrera, Mamelia Hazoury y Juan Llaneza, Ramón Ernesto Morales y Olga Ortiz, con un escote solamente apto para figuras como la de ella o el maniquí en la tienda. Nota mental: nunca vi a Olguita cerca de la bandeja de los macarons, nunca. La foto que incluimos es nuestro aporte para todas aquellas que necesiten mantenerse alejadas de sus neveras. (I know, I’m a giver). Los Ilegales fueron la sorpresa de la noche, y Alexandra Chotin atrapó el ramo, lo cual demuestra que Clean Eating DR te da agilidad sin perder glamour, en una noche que transcurrió entre infinitas copas de champagne Roederer, que mantuvo a todos hidratados. Por cierto, ¿Cuál será la identidad de l’enfant terrible que por una broma de otro terminó dentro de la champañera? Hay dos tipos de niños: los que empujan y los que llegan a su casa “arrempujaos”.