La paternidad en nuestra sociedad, algunas reflexiones

La cultura dominicana tiene en sus raíces la dualidad de una cultura patriarcal que fortalece el ejercicio de poder desde la masculinidad pero inhibe la paternidad.  Niños, adolescentes y jóvenes se educan para imponer el poder en la familia  y la sociedad, las niñas, adolescentes y jóvenes de sexo femenino para subordinarse a ese poder y “aguantar”. Esta enculturación limita al sexo masculino a la reducción de su rol como únicamente  proveedor  y “jefe”, pero no padre.

Nuestra sociedad no educa padres, forma hombres que “manden” y “ordenen”. El rol de “jefe” lo asumen desde la agresividad siendo el factor principal de ejercicio de violencia de género y amenaza para la familia. Gran parte de los hombres no interiorizan su rol de padres sino que abandonan las familias lo que se califica como “irresponsabilidad paterna”.

La responsabilidad paterna a su vez está socialmente limitada a “proveer” sustento a hijos e hijas, no así ejercer paternidad en todos sus ámbitos. Refiriéndonos como paternidad al ejercicio de una relación de comunicación, afecto, seguridad y acompañamiento a hijos e hijas que incluye su educación, salud, seguridad, necesidades vitales en su desarrollo como personas.

Esta irresponsabilidad paterna tiene sus raíces en la ausencia de formación de padres. Las mujeres somos educadas en una estrecha vinculación entre mujer-madre con una alta exaltación de la maternidad como símbolo social en conflicto con la paternidad. Las mujeres son las que asumen la educación, salud, seguridad, afecto y desarrollo emocional de niños y niñas.

La paternidad no se visibiliza en la vida social. El hombre está excluido  de las campañas de prevención de embarazos en adolescencia y de su incidencia en el nacimiento de niños y niñas en condiciones vulnerables.

Nuestras mediciones demográficas excluyen al hombre-padre, sus condiciones y su perfil. Carecemos de información estadística sobre el porcentaje de hombres que son padres ¿cuántos de ellos son padres adolescentes? ¿cuántos hijos promedio tiene un hombre dominicano según estrato social, municipio, provincia? ¿De cuántas uniones son estos hijos? ¿Cuántas uniones promedio tiene un hombre, ¿cuántas de esas uniones son simultáneas o consecutivas? ¿Cuál es el porcentaje de prácticas poligámicas?

La paternidad debe integrarse desde una perspectiva de equidad de género en el sistema educativo y en las políticas sociales. Los programas sociales deben tener como punto de partida información estadística y cualitativa sobre la paternidad y la maternidad adulta y adolescente. La promoción de la paternidad integral y responsable desde un enfoque de género debe ser parte de los programas de educación sexual y reproductiva así como de erradicación de la violencia de género, entre otros.